Información

¿Cuál es Rayas o Tiburones más evolucionados?

¿Cuál es Rayas o Tiburones más evolucionados?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Sé que la teoría de la evolución explica que la vida se transforma para volverse más complicada, sofisticada y estar más equipada para sobrevivir, al igual que la supervivencia del más apto, los más aptos son los evolucionados y siempre sobreviven

Aprendí que las rayas evolucionaron a partir de los tiburones, pero veo tiburones comiendo rayas en documentarys.Las rayas de hecho le temen a los tiburones, no son nada en comparación con los tiburones asesinos.

También aprendí que por comparación de esqueletos, el pollo evolucionó a partir del dinosaurio, pero los dinosaurios son como dioses a los pollos.

Si el hombre evolucionó de los animales, nos volvemos más sabios y se convirtieron en mascotas

¿Qué es realmente la evolución hablando, los animales evolucionados se vuelven más fuertes que sus competidores o más débiles?

De organismo unicelular a organismos complejos, ¿el patrón de evolución avanza o retrocede o no hay patrón?

Gracias por tu respuesta


La evolución no es un concurso entre dos especies, es la interacción entre una especie y su entorno general. La única medida real del "éxito" evolutivo es la capacidad de dejar descendencia que sobreviva para tener aún más descendencia.

El Tyrannosaurus Rex puede haber sido más grande, más fuerte y más feroz que cualquier pollo, pero aparentemente algo cambió en el entorno que interfirió con su capacidad para dejar descendencia. Quizás fue un meteoro golpeando la tierra y cambiando el clima. A los reptiles gigantes no les iría tan bien si el clima se volviera más frío de repente. Los dinosaurios más pequeños que tenían plumas podrían haberlo hecho mejor. Claramente, en el entorno actual, los pollos pueden producir miles de millones y miles de millones de crías.

Los tiburones pueden comer rayas, pero no comen todos los rayos! Las rayas están dejando muchas crías atrás, al igual que los tiburones. Esto significa que ambas especies están bien adaptadas al entorno actual.

De organismo unicelular a organismos complejos, ¿el patrón de evolución avanza o retrocede o no hay patrón?

Sin patrón. Cualquier adaptación que permita la supervivencia de más descendientes tenderá a durar, y los rasgos que interfieran con la supervivencia de la descendencia tenderán a desaparecer.

Un buen sitio web para aprender más sobre la evolución es Evolution 101


Tiburones pelágicos: depredadores de alta mar

Habitan en aguas tropicales y templadas, y muchos son migratorios. Los tiburones pelágicos están en constante movimiento y dependen de la elevación de sus aletas pectorales y la flotabilidad de los aceites de baja densidad en sus grandes hígados para evitar que se hundan.

Muchos tiburones pelágicos son los principales depredadores en su área de distribución y tienen pocos depredadores naturales cuando están completamente desarrollados. Los tiburones pelágicos son carnívoros y en su mayoría comen pescado, incluidos otros tiburones en ocasiones, y algunos capturan tortugas, focas y pingüinos. Sin embargo, también hay tres especies de grandes filtradores que se alimentan de plancton: el tiburón ballena, el tiburón peregrino y el tiburón boca ancha.

La diversidad de tiburones pelágicos es bastante baja con 53 especies, mucho menos que los cientos que habitan las regiones costeras poco profundas. Sin embargo, muchos son abundantes y se encuentran en extensiones muy amplias de los océanos del mundo.


La fascinante investigación de la evolución de la visión de tiburones y rayas revela que los tiburones no pueden ver los colores

Todos los peces cartilaginosos, similares a los mamíferos marinos, han perdido los genes de opsina SWS1 y SWS2. Los tiburones y las rayas contienen fotorreceptores tanto de bastón como de cono, sin embargo, se descubrió que los rayos poseen dos genes de opsina de cono. Crédito: Nathan Hart, Universidad Macquarie

La visión es un sentido crucial para la mayoría de los animales, y los vertebrados han desarrollado un conjunto altamente adaptable de genes de opsina que generan pigmentos sensibles a la luz para decodificar la imagen de la retina. Estas opsinas incluyen una opsina de varilla para ayudar a ver con poca luz y cuatro clases de opsinas de cono para ver con luz brillante y detectar colores en todo el espectro de luz visible.

A lo largo de la evolución, estas opsinas se han alterado, perdido o duplicado en muchas especies para proporcionar adaptaciones únicas para la visión en tierra, aire y bajo el agua. Por ejemplo, la mayoría de las aves han retenido el complemento completo de un bastón y cuatro genes de opsina de cono presentes en los primeros peces con mandíbulas y, por lo tanto, son tetracromáticos de cono. Por el contrario, la mayoría de los mamíferos terrestres placentarios han perdido las opsinas cónicas sensibles al azul SWS2 y al verde RH2, y han retenido (además de la opsina del bastón RH1) solo las opsinas cónicas sensibles al rojo SWS1 al violeta y al rojo LWS, lo que los convierte en dicromáticos cónicos. Posteriormente, algunos primates duplicaron la opsina del cono LWS para producir un tercer pigmento de cono y desarrollar la tricromacia familiar para los humanos.

Todos los peces cartilaginosos, similares a los mamíferos marinos, han perdido los genes de opsina SWS1 y SWS2. Los tiburones y las rayas contienen fotorreceptores tanto de bastón como de cono; sin embargo, los rayos poseen dos genes de opsina de cono, mientras que los tiburones solo tienen un cono. Por lo tanto, se descubrió que los tiburones habían perdido la capacidad de ver colores. Crédito: Nathan Hart, Universidad Macquarie

Estudios anteriores han demostrado que en su transición al mar, la mayoría de los mamíferos marinos también han perdido la clase de genes de opsina SWS1, para convertirse en monocromáticos de cono con su visión mediada por la opsina LWS. El resultado es una visión de color inexistente (o mínima) en focas, delfines y ballenas. Y se ha descubierto que las ballenas de buceo profundo han perdido posteriormente todas las clases de conos y retienen solo el pigmento de la varilla, con un impacto potencialmente dramático en su rango de sensibilidad visual.

Hasta ahora, se ha sabido poco sobre la evolución de la visión en los peces cartilaginosos, en particular los tiburones y sus primos genéticos, las rayas.

& # 8220 Hemos caracterizado la identidad molecular de los pigmentos visuales de la retina expresados ​​en cinco especies de tiburones y cuatro especies de rayas, centrándonos en las especies poco profundas que se sabe o es probable que posean fotorreceptores cónicos, y las que llenan huecos filogenéticos particulares, & # 8221 dijo el autor correspondiente Nathan Hart.

En el nuevo estudio de su equipo, han demostrado que todos los peces cartilaginosos, similares a los mamíferos marinos, han perdido los genes de opsina SWS1 y SWS2. Los tiburones y las rayas contienen fotorreceptores tanto de bastón como de cono; sin embargo, los rayos poseen dos genes de opsina de cono, mientras que los tiburones solo tienen un cono. Por lo tanto, se descubrió que los tiburones habían perdido la capacidad de ver colores.

& # 8220Además, proporcionamos mediciones de las características espectrales de los pigmentos visuales expresados ​​en nueve especies de rayas y dos especies de tiburones, & # 8221, dijo Hart. & # 8220 Ahora podemos confirmar que todas las especies de tiburones estudiadas hasta la fecha parecen ser monocromáticos de cono, pero informamos que en diferentes especies la opsina de cono único puede ser de la clase de opsinas LWS o RH2. & # 8221

& # 8220 En términos generales, la discriminación de color puede ser útil para comportamientos como la detección de presas, la evitación de depredadores y la elección de pareja. Dado que muchas especies de rayas pasan considerables períodos de tiempo descansando o parcialmente enterradas en el sustrato, la visión del color puede ayudar en cambio en la detección de depredadores aéreos que se acercan a través de la mejora del contraste visual o la eliminación del parpadeo acromático. & # 8221

Hart razona que los entornos oceánicos y la variedad de condiciones de luz durante la caza pueden haber causado muchas de las adaptaciones únicas de opsina para los tiburones.

& # 8220 Debido a la absorción, reflexión y dispersión por el agua misma y cualquier sustancia disuelta o suspendida, la mayoría de los hábitats acuáticos se caracterizan por un bajo contraste visual. Además, muchos tiburones están activos tanto de día como de noche y, por lo tanto, deben operar bajo una amplia gama de intensidades de luz. Por lo tanto, es probable que los tiburones operen a menudo cerca del umbral de sus capacidades visuales donde las desventajas de los circuitos de visión de color pueden ser perjudiciales para la supervivencia. & # 8221

El estudio ha proporcionado la imagen más detallada hasta el momento de la diversidad de opsinas expresadas en las retinas de los elasmobranquios, que incluye rayas y tiburones.

& # 8220 Nuestros hallazgos también son relevantes para comprender la evolución de la visión cromática basada en conos en los vertebrados. En general, esta reversión a la monocromacia de conos de forma independiente en varios taxones acuáticos, primaria y secundaria, sugiere que la visión del color tiene poco valor para muchos grandes depredadores marinos. & # 8221

El equipo de Hart & # 8217 también rastreó una divergencia de tiempo evolutivo para los genes de opsina en los tiburones y rayas y colocó estas líneas de tiempo dentro del contexto más amplio de la evolución de la visión de vertebrados.

Las cinco clases principales de genes de opsina visual presentes en vertebrados (SWS1, SWS2, RH1, RH2 y LWS) evolucionaron antes de la divergencia de las lampreas agnathan de los gnatóstomos durante 540 Ma.

& # 8220Parece que los genes de opsina SWS1 y SWS2 se perdieron de este linaje después de su separación de los peces óseos 460 Ma y antes de la divergencia del holocéfalo (quimeras) y los elasmobranquios (tiburones, rayas y rayas) 420 Ma . Por lo tanto, parece probable que solo los genes de opsina RH1, RH2 y LWS se hayan retenido en condrictios ancestrales (peces cartilaginosos), con una duplicación de genes posterior dentro del linaje holocefaliano que dio lugar a dos copias del gen de opsina LWS en el tiburón elefante. Callorhinchus milii.”

El estudio se publicó recientemente en la edición avanzada en línea de Biología molecular y evolución.

Referencia: & # 8220Visual Opsin Diversity in Sharks and Rays & # 8221 por Nathan S Hart, Trevor D Lamb, Hardip R Patel, Aaron Chuah, Riccardo C Natoli, Nicholas J Hudson, Scott C Cutmore, Wayne IL Davies, Shaun P Collin y David M Hunt, 26 de noviembre de 2019, Biología molecular y evolución.
DOI: 10.1093 / molbev / msz269


Hoo-rayo para elasmobranquios12

Gary Bell ©
www.oceanwideimages.com

  • Desde la antigüedad, los chinos han utilizado las aletas dorsales de ciertos tiburones y rayas como base de la sopa epicúrea.
  • El aceite de hígado de tiburón se utiliza en diversas regiones para el curtido del cuero conservando la madera como lubricante como medicina popular contra el reumatismo, quemaduras y tos como tónico general como laxante y como ingrediente de la cosmética.
  • Aproximadamente 110.000 toneladas de rayas se comercializan anualmente como alimento en varios países del mundo, principalmente en Europa y Asia.
  • Los subproductos de las rayas incluyen pieles de especies sin escamas para los parches de tambor; las de las especies escamosas se utilizan para el shagreen (un tipo de cuero).
  • Los hígados de raya se utilizan para el aceite, las aletas de raya para la gelatina.
  • Personas de muchas regiones tropicales — Polinesia, Oceanía, Malasia, América Central y África — han utilizado las espinas de las mantarrayas para artículos como agujas y punzones, puntas de lanza y dagas, y para el veneno que contienen.
  • Las colas enteras de las mantarrayas se han utilizado como látigos en varios lugares tropicales.

Una de las especies de raya más asombrosas es la raya eléctrica (también llamada "torpedo"), que tiene grandes órganos eléctricos emparejados entre sus aletas pectorales y su cabeza, que se utiliza para dar una poderosa descarga con fines defensivos o para matar presas.

Esta es una característica de diseño increíblemente compleja. Implica el suministro de electricidad sincronizando los impulsos nerviosos que activan células individuales capaces de producir corrientes eléctricas (llamadas electroplacas) .13 El rayo eléctrico es un habitante del fondo que se alimenta de invertebrados y peces. Con sus mandíbulas ampliamente extensibles, combinadas con su electricidad, esta raya típicamente lenta es capaz de capturar peces muy activos como platija, anguila, salmón y pez perro.14

Curiosamente, los antiguos griegos y romanos usaban la descarga eléctrica de este rayo en particular para tratar enfermedades del bazo, dolores de cabeza crónicos y gota. La palabra "narcótico", que se utiliza para describir potentes analgésicos, proviene de la palabra griega para Electric Ray, narke.15

El descubrimiento de un nuevo tipo de rayo de aguas profundas, Hexatrygon bickelli, frente a las costas de Sudáfrica en 1981, indicó la posible existencia de otra familia entera de mantarrayas. El espécimen poseía características de diseño únicas adecuadas para la vida en aguas profundas, y sus descubridores lo clasificaron en una familia y suborden separados. Si se confirma una categoría tan totalmente nueva, causará aún más complicaciones para aquellos que intentan determinar una historia evolutiva para el rayo.

Debido a que las rayas y los tiburones son peces cartilaginosos, sus esqueletos generalmente no se fosilizan de la misma manera que los de los peces óseos. Sin embargo, sus dientes y escamas se han fosilizado, y los del registro fósil tienden a indicar que los antepasados ​​"antiguos" de los peces cartilaginosos eran poco diferentes de los de hoy.16

Los evolucionistas no tienen idea de cómo evolucionaron los tiburones y las rayas, ya sea en su propia clase o en el esquema más amplio de la evolución marina. Dicen que los peces óseos y cartilaginosos evolucionaron de forma independiente, "aunque las líneas de evolución aún están por descubrirse". 17

Gary Bell ©
www.oceanwideimages.com

Incluso la relación entre los miembros de la clase Chondrichthyes no está exenta de un debate continuo. La nueva enciclopedia británica admite que la relación entre tiburones, rayas y quimeras (ver descripción a continuación) está sujeta a "diversas interpretaciones":

"Aunque ambos grupos tienen muchas características en común, como la posesión de un esqueleto cartilaginoso ... los dos grupos pueden haber evolucionado de forma independiente a lo largo de líneas paralelas ..." 18

Los evolucionistas suelen invocar esta idea de "evolución paralela" para explicar similitudes asombrosas que, por otras razones, no podrían haber surgido al compartir un antepasado común. La explicación obvia de tales similitudes, diseño del mismo diseñador, "no está permitida".

Sin embargo, es bastante difícil aceptar que, a través del azar ciego filtrado por la selección (en última instancia, en una sucesión aleatoria de entornos), una especie podría desarrollar características especializadas como un esqueleto de cartílago y la capacidad de las crías para eclosionar de los huevos dentro de la hembra. cuerpo.

El concepto de que tales características podrían evolucionar de forma independiente en especies sin conexión entre sí, de nuevo confiando en el azar ciego, no solo es ilógico, sino que carece de evidencia.

Los creyentes de la evolución intentan tenerlo "en ambos sentidos"; las características de diseño compartidas se utilizan para "probar" la ascendencia común, pero cuando esto no funciona por otras razones, siempre hay una "evolución paralela" a la que recurrir.

La otra teoría, que las similitudes entre tiburones y rayas surgieron porque estaban poseídos por un ancestro común, tampoco tiene evidencia alguna. No ha habido ningún hallazgo en el registro fósil que indique que tal criatura haya existido alguna vez. De hecho, la evidencia fósil indica que los tiburones y las rayas siempre han sido tiburones y rayas.

La explicación alternativa, que fueron creados como tipos separados y completamente formados por Dios, parece mucho más razonable. Aunque no sabemos con certeza cuántos tipos de cada uno se crearon inicialmente (quizás solo unos pocos, con una gran variedad posible dentro de cada tipo, como se ve en otros organismos), la explicación de la creación es consistente con la evidencia.


Skate & amp Ray Biology

Aquí hay información general sobre la biología de la raya y la raya de temas que a menudo surgen cuando se habla de estos peces elasmobranquios similares.

Descargar: ¡Rayos y patines de cerca! (Presentación de Powerpoint)

¿Qué adaptaciones tienen las rayas y los patines para que puedan tener cuerpos planos?

los dorso ventralmente aplanado Los cuerpos permiten que las rayas y las rayas se deslicen de cerca sobre los sedimentos del fondo en busca de presas. Sus ojos y espiráculos se colocan en la parte superior de la cabeza, lo que les permite tomar agua para la ventilación de las branquias (respiración) mientras están parcialmente enterrados en la arena. La boca se encuentra en la parte inferior del animal como adaptación para alimentarse de invertebrados bentónicos y peces.

¿Cuánto tiempo viven las rayas y los patines?

Las rayas y los patines tienen una vida útil de hasta 50 años.

¿Cómo se siente la piel de los rayos y los patines?

La piel de las rayas y las rayas es similar a la de los tiburones.

La piel se siente exactamente como papel de lija porque está formada por pequeñas estructuras similares a dientes llamadas escamas placoides, también conocidas como dentículos dérmicos. Estas escamas apuntan hacia la cola y ayudan a reducir la fricción del agua circundante cuando el animal nada.

Debido a esto, si alguien frotara la piel desde la cabeza hacia la cola, se sentiría muy suave. En la dirección opuesta se siente muy áspero como el papel de lija.

La piel de la raya también puede tener espinas en diferentes regiones del cuerpo dependiendo de la especie. Estas espinas ayudan a defender los patines de los depredadores.

¿Tienen buena visión las rayas y los patines?

Los ojos de rayas y patines se ubican dorsalmente, en la superficie superior del animal, mientras que la boca se ubica en la parte inferior. Con base en esto, se cree que la visión puede jugar solo un papel secundario en la ubicación de las presas y los comportamientos de alimentación.

Se cree que la mayoría de los rayos y los patines tienen buena visión, especialmente con poca luz. Investigaciones recientes indican que los rayos pueden incluso tener visión de colores.

¿Cómo detectan las presas las rayas y los patines?

Al igual que los tiburones, las rayas y las rayas tienen muchos sentidos agudos que están orientados a ayudarlos a localizar a sus presas. Dependiendo de la especie o del entorno, ciertos sentidos son más o menos importantes para ellos para localizar a su presa objetivo, que con mayor frecuencia son los invertebrados bentónicos.

Los elasmobranquios utilizan los sentidos del olfato (quimiorrecepción), la visión, el oído, el sistema de línea lateral y la electrorrecepción (ampollas de Lorenzini) para capturar presas.

El sistema de línea lateral, que poseen la mayoría de los peces, les permite detectar ondas de presión o perturbaciones mecánicas en el agua. Las ampollas de Lorenzini son receptores que pueden detectar campos eléctricos débiles. Este sentido es exclusivo de las rayas y los patines y sus parientes. Principalmente usan este sentido para localizar presas crípticas que están enterradas debajo de los sedimentos del fondo.

¿Las rayas y los patines tienen huesos?

Las rayas y las rayas no tienen huesos, sino que tienen esqueletos hechos de cartílago al igual que los tiburones. El cartílago es duro y fibroso, pero no tan duro como los huesos verdaderos.

¿Cómo se puede distinguir a un macho de una hembra?

Los machos de rayas y rayas (así como los tiburones) tienen claspers, mientras que las hembras no.

Las pinzas son modificaciones de las aletas pélvicas y están ubicadas en el margen interno de las aletas pélvicas. Se utilizan para transferir esperma a la hembra durante el apareamiento. Las hembras no tienen claspers.

¿Las rayas y las rayas se limitan a los hábitats marinos?

Si bien las rayas se encuentran típicamente en hábitats más salinos (marinos), las rayas a veces se encuentran en aguas de estuario salobres y en lagos y ríos de agua dulce muy al interior de los ambientes marinos.

En Florida, el Mantarraya atlántica (Dasyatis sabina) se sabe que vive en agua dulce a lo largo de la vía fluvial del río St. Johns, así como en los lagos de agua dulce del interior. Estas poblaciones de raya atlántica son únicas porque pasan todo su ciclo de vida en agua dulce.

¿Cuáles son algunos depredadores de rayas y patines?

Tiburones, en particular tiburones martillo, a menudo tienen espinas en sus tractos digestivos y están incrustadas en sus mandíbulas debido a que se alimentan de mantarrayas.

¿De qué se alimentan las rayas y los patines?

La mayoría de rayas y patines se alimentan de animales que habitan en el fondo (bentónicos) incluyendo camarones, cangrejos, ostras, almejas y otros invertebrados.

Algunas rayas, como las mantarrayas y las rayas del diablo, se alimentan por filtración y dependen de plancton como su fuente de alimento.

¿Las rayas ponen huevos o dan a luz vivos? ¿Patines?

Las rayas dan a luz vivos mientras que las rayas ponen huevos en las cajas de huevos, a menudo llamado & # 8220mermaid & # 8217s monederos & # 8221.

¿Las rayas y los patines cuidan a sus crías?

Ninguno de los peces exhibe el cuidado de los padres más que trasladarse a un área de protección para poner huevos o dar a luz.

¿Cómo nadan las rayas y los patines en el agua?

Estos animales únicos nadan a través del agua ondulando con gracia las aletas pectorales modificadas, pareciendo volar a través del agua. A veces dan saltos espectaculares desde la superficie del agua.


Límites de Stingray City

Q: Recientemente regresé de unas vacaciones en Gran Caimán, donde hice varias inmersiones en 'Stingray City'. Cuando llegué a casa, traté de aprender más sobre las mantarrayas, pero no pude averiguar mucho. ¿Puede contarme un poco sobre la historia natural de las rayas en Stingray City y si son peligrosas o no?

R: Se sabe muy poco sobre la biología de la mayoría de las rayas y rayas, incluidas las rayas, porque han sido eclipsadas en gran medida por sus parientes más infames, los tiburones. Esto es lamentable, ya que estos 'tiburones panqueques' son criaturas fascinantes por derecho propio. Hay al menos 96 especies de mantarrayas en todo el mundo (familias Dasyatididae y Urolophidae combinadas), de las cuales 5 son comunes en el Caribe. La especie predominante en 'Stingray City' es Southern Stingray (Dasyatis americana). La biología de la pastinaca del sur ha recibido escasa atención por parte de la mayoría de mis colegas. Da la casualidad de que hice una investigación de campo sobre el comportamiento, la ecología y la historia de vida de esta especie hace unos años en las Islas Bahama. Lo que sigue es una sinopsis de mis hallazgos, gran parte de esta información es original y no se ha publicado antes, ¡no se diga que soy un maestro taciturno!

La pastinaca del sur es una especie costera que frecuenta áreas abiertas y poco profundas de arena y fondo de barro. Se encuentra comúnmente en bahías y estuarios, generalmente enterrado en arena con solo sus ojos y espiráculos expuestos. Además de los fondos de arena, la mantarraya del sur se ha observado en lechos de pastos marinos, estuarios turbios, lagunas claras y descansando en las paredes de los arrecifes. El rango de profundidad conocido es desde la zona intermareal hasta al menos 82 pies. Aunque es principalmente una especie atlántica de tropical a templado cálido, la raya del sur a veces se encuentra tan al norte como Nueva Jersey, habiendo migrado evidentemente a latitudes más altas a medida que el agua se calienta en verano. El disco de los juveniles es de color marrón grisáceo en la parte superior y blanco en la parte inferior. Los adultos suelen tener un color marrón oscuro uniforme por encima, crema a beige por debajo de la parte inferior de las aletas pectorales y las aletas pélvicas a veces tienen márgenes oscuros. Un individuo inusualmente oscuro, apodado 'Darth Vader', es una hembra adulta muy conocida de Stingray City a pesar de la especulación de que puede ser una especie separada, 'Darth Vader' es simplemente una variante de color llamativa de Southern Stingray - jet negro en la parte superior y blanco casi puro debajo.

Las mantarrayas del sur se han observado solas, en parejas y en agregaciones sueltas. Aunque la mayoría de las mantarrayas son habitantes del fondo, se ha informado que la mantarraya del sur salta por encima de la superficie, produciendo un fuerte aplauso al volver a entrar. Tales saltos se han atribuido a los intentos de liberarse de los parásitos, pero las mantarrayas tienen dentículos dérmicos (escamas) superpuestos que excluyen a la mayoría de los parásitos de la piel. Siento que estos comportamientos de salto están más probablemente asociados con algún tipo de exhibición social (apareamiento o tal vez incluso anunciando territorios límites). Esta especie a menudo nada o descansa en el fondo cerca de las estaciones de limpieza, donde es limpiada por Bluehead Wrasse y Spanish Hogfish. Las rayas del sur suelen estar inactivas durante las horas del día, a menudo yaciendo enterradas en la arena, los individuos se vuelven activos durante la noche, cuando cazan en llanuras de arena costeras y en lechos de pastos marinos. La pastinaca del sur caza activamente criaturas pequeñas que habitan en el fondo. La presa enterrada probablemente se localiza por electrorrecepción. La pastinaca del sur expone a las presas enterradas mediante 'extracción hidráulica' (arrojando agua con fuerza desde la boca hacia el sedimento) o al ondular vigorosamente sus aletas pectorales, el cuerpo de la raya se levanta del fondo usando su disco pectoral y la presa se manipula en su boca. Esta especie se alimenta igualmente de peces óseos, cangrejos y gusanos; ocasionalmente come almejas, camarones, camarones mantis y tunicados. Las almejas se trituran con placas dentales modificadas y los fragmentos de concha se escupen. Las presas de peces óseos incluyen peces sapo, peces mandíbula, peces cirujano, peces escorpión y platijas.

Las rayas machos del sur son mucho más pequeñas que las hembras. Los machos alcanzan la madurez sexual con un ancho de disco de aproximadamente 1,5 pies, y rara vez superan los 2,5 pies de ancho. El inicio de la madurez está marcado por un rápido crecimiento de los clavos. Las hembras alcanzan la madurez sexual con un ancho de disco de aproximadamente 3 pies y pueden crecer hasta un ancho de casi 6 pies. El apareamiento ocurre en aguas poco profundas durante el invierno (diciembre a enero). El cortejo comienza cuando el macho sigue a la hembra a corta distancia durante muchos minutos, posiblemente respondiendo a un «perfume» de feromonas emitido por hembras sexualmente receptivas. Antes del apareamiento, el macho muerde el disco pectoral de la hembra. La cópula ocurre en la parte inferior con el macho "superponiendo" a la hembra (su vientre a su espalda) y la inserción de una de sus abrazaderas en su ventilación, la intromisión puede durar de cinco a veinte minutos. Los embriones en desarrollo se nutren primero de la yema y, en etapas posteriores, de la "leche uterina" secretada por las células especializadas que recubren el útero de la mantarraya materna. Los fetos beben este baño rico en proteínas o lo absorben directamente a través de las branquias. Después de un período de gestación de aproximadamente cinco meses, nacen de tres a cinco crías, cada una de las cuales mide de 7 a 8 pulgadas de ancho, en estuarios poco profundos. Las crías permanecerán en las aguas del estuario durante unos tres años, a menudo buscando refugio entre las raíces de los manglares.

Stingray City ha sido llamada "la inmersión de 12 pies más emocionante del mundo". Miles de buzos han alimentado a mano y manipulado a las mantarrayas sureñas residentes sin incidentes graves. Si bien a algunos buzos les han "mordido" las manos o los brazos, las placas dentales aplanadas de estos rayos causan un daño mínimo (a menudo poco más que una marca de fruncido rojizo llamada "chupetón de mantarraya"). Pero ha habido al menos una lesión grave infligida por una mantarraya a un buzo en Stingray City. Aunque las rayas en Stingray City están bastante habituadas al contacto con los buzos, las rayas son potencialmente peligrosas y sería prudente tenerlo en cuenta al interactuar con ellas. Las mantarrayas, como los tiburones, son básicamente del tipo "camino de menor resistencia": si se les da la oportunidad de huir en lugar de luchar, la mayoría simplemente se alejarán nadando. Pero si se las acosa persistentemente, las mantarrayas son bastante capaces de defenderse. Cada año se registran en los Estados Unidos unas 1.500 lesiones relacionadas con la mantarraya, en su mayoría heridas leves alrededor de los pies y los tobillos. Pero algunas lesiones de mantarraya son muy graves. Hace un par de años, un tipo australiano de 35 años que estaba de vacaciones en Fiji recibió una picadura en el pecho mientras nadaba sobre una gran mantarraya, la púa le perforó el corazón y murió un día después como resultado de sus heridas.

La 'picadura' que da a estos peces su nombre común es un dentículo dérmico modificado montado cerca de la base de la cola, aproximadamente un tercio a lo largo de su longitud total. La picadura consiste en una púa en forma de cuchilla con estrías a lo largo de ambos bordes y una glándula de veneno en la base. Las serras apuntan hacia la base de la columna vertebral, lo que hace que la extracción sea difícil y muy dolorosa. El veneno es una toxina nerviosa bastante poderosa que afecta al corazón de formas complejas y peligrosas. Pero como la mayoría de las toxinas de los peces, el veneno de la raya es una proteína grande que se puede descomponer con el calor. Los primeros auxilios deben comenzar con la inmersión de la herida en agua caliente pero no hirviendo (110 a 113 ° F) durante 30 a 90 minutos. Luego, la herida debe limpiarse con agua y jabón y debe eliminarse cualquier trozo roto de la espina dorsal de la raya. No se debe intentar colocar cinta adhesiva o coser la herida para cerrarla, a menos que sea necesario para detener el sangrado excesivo. Si la herida muestra signos de infección (enrojecimiento, hinchazón, pus), administre antibióticos. El tratamiento por un médico está indicado en cualquier envenenamiento por mantarraya.

Pero la mejor manera de tratar una espina de mantarraya es no permitir que suceda en primer lugar. Al vadear en aguas poco profundas, realice el 'Stingray Shuffle': arrastre los pies en lugar de pisar como lo haría en tierra, esto reduce la probabilidad de pisar accidentalmente una mantarraya enterrada al darle la oportunidad de escapar. Al bucear sobre llanuras de arena en aguas más profundas, manténgase alejado del fondo y observe el contorno romboidal que podría indicar una mantarraya enterrada. Si una mantarraya se vuelve constantemente hacia usted o levanta su cola con aguijón por encima de su espalda como un escorpión, sería prudente retroceder. Las mantarrayas tienen suficientes problemas para vivir a la sombra de sus infames primos tiburones y tener que pasar por la vida pareciendo una vaca con ojos.


Cómo evolucionaron los 'penes' de tiburón

¿Cómo evolucionaron los animales como los tiburones y las rayas, pares de órganos parecidos a un pene que se encuentran en las aletas pélvicas masculinas, como las que se ven en las rayas masculinas de la izquierda? Durante años, su origen ha sido un misterio evolutivo, pero ahora, un nuevo estudio sugiere que la regulación del circuito genético conocido como la vía del erizo sónico (Shh) por las hormonas sexuales puede ser la respuesta. Un equipo de investigadores comenzó criando patinetas (Leucoraja erinacea) huevos en el laboratorio. Después de comparar embriones masculinos y femeninos, observaron que los clavos comienzan a formarse en los machos durante una fase tardía del desarrollo de la aleta pélvica. Se concentraron en la red Shh, que, entre otras funciones, impulsa el desarrollo de apéndices en los vertebrados, y descubrieron que permanecía activa en las zonas de formación de clavos de las aletas un mes más en los machos que en las hembras. La inhibición de la actividad de Shh en las aletas de los patines masculinos redujo significativamente el desarrollo del clasper, y su activación en los patines femeninos creó claspers donde no había ninguno, informa el equipo este mes en Comunicaciones de la naturaleza. Con esa constatación, los investigadores empezaron a comprender qué mantenía encendido el interruptor Shh de los machos por más tiempo y descubrieron que la hormona sexual andrógeno era la responsable. En algún momento de su historia evolutiva, los condrictios, que incluyen tiburones, rayas, rayas y quimeras, desarrollaron una forma en que las hormonas sexuales controlan los genes responsables del desarrollo de los apéndices al extender el período de tiempo en que se activan, lo que estimula el desarrollo de órganos sexuales masculinos. El mismo mecanismo podría explicar cómo se desarrollaron los claspers en los placodermos, el pez blindado extinto con los primeros órganos sexuales de vertebrados conocidos, así como la evolución de los penes de vertebrados, dicen los investigadores.


Ecología y comportamiento de amplificador

Distribución

Gracias a las etiquetas electrónicas, los investigadores están descubriendo algunos de los secretos del tiburón ballena. (Usuario de Flickr Paul Cowell)

Los tiburones se encuentran en aguas de todo el mundo, desde aguas poco profundas hasta las partes más profundas del océano. Algunas especies migran a grandes distancias, moviéndose entre varios lugares para reproducirse y encontrar las mejores fuentes de alimento. Algunas de estas migraciones son bastante fáciles de rastrear. Por ejemplo, cada invierno en Florida, los tiburones punta negra se dirigen desde el mar abierto a la costa donde se aparean y se reproducen. Miles de estos tiburones migran a la vez y se acercan a la costa, lo que facilita que las personas los detecten y los científicos los estudien.

Pero los tiburones que migran lejos de la costa y viajan individualmente son más difíciles de rastrear. Para compensar esto, los científicos están utilizando tecnologías de marcado y seguimiento para conocer sus movimientos. A menudo colocarán una etiqueta computarizada en la espalda de un tiburón que envía información sobre su ubicación GPS a los científicos en tierra. Han descubierto que los grandes tiburones blancos tienen patrones de migración mucho más complejos de lo que se pensaba, ya que se mueven por el Pacífico para encontrar comida. La nueva tecnología de marcado y seguimiento también ha permitido a los investigadores tener una mejor idea de dónde van los tiburones ballena amables después de reunirse para alimentarse de plancton frente a las costas de América Central y del Sur. Even so, new populations continue to be discovered, showing how much we still have to learn about the biggest of all sharks.

Several shark species also migrate between deeper and shallower water every day these migrations are called diel vertical migrations. The distance of these daily migrations range from 30 to 300 feet (tens to hundreds of meters) depending on the shark species. Blue sharks (Prionace glauca), for example, spend their nights near the ocean's surface (top 325 feet or 100 meters), but will dive down to depths of 1300 feet (400 meters)—and occasionally deeper to 1900 feet (600 meters)—and back to the surface throughout the day. One of the biggest changes when moving between depths is the temperature. In the blue shark study, water at the surface was around 79°F (26°C) and around 46°F (8°C) at 1300 feet (400 meters)—that's a big difference! It's likely that the sharks are willing to put up with such cold temperatures in order to hunt deep-water prey like squids and octopods, and then return to the surface to warm up again. Other sharks like the lesser-spotted catshark (Scyliorhinus canicula) spend their days in deeper water (65 feet or 20 meters), but swim to the surface at night—probably to keep warm.

Life Cycle and Reproduction

Crecimiento

A shark nursery in a lagoon in the Pacific. (© Thomas Peschak/Save Our Seas)

Shark lifespans are not well known and vary quite a lot among species. Scientists figure out the age of most species of fish by counting the "rings" on their otoliths (tiny calcium carbonate structures in their ears) like the rings on a tree. But this isn't so easy for sharks because their otoliths are the size of a grain of sand and are thus very difficult to see. Another method measures the growth of shark vertebrae using similar "rings," but how frequently the rings are laid down varies from species to species, making that method unreliable.

Recently, scientists have been using a new method of determining shark age: by using a radiocarbon timestamp found in the vertebrae of sharks left over from nuclear bomb testing in the 1950s and 1960s. Using this method, they’ve found that sharks likely live much longer than previously thought. For example, the oldest male great white shark was 70 years old, and the oldest female was 40 years old. That is much longer than previous estimates of about 20 years. Similarly, sand tiger sharks (Carcharias taurus) were found to live up to 40 years, which is 11 years longer than expected.

Sharks grow and mature slowly and reproduce only a small number of young in their lifetimes. Unlike most bony fish, they put a lot of effort into producing a small number of highly developed young at birth rather than releasing a large number of eggs that have a high probability of not surviving. Because of these traits, sharks are particularly susceptible to overfishing. (see 'Fishing For Sharks')

Apareamiento

A male great hammerhead shark swims just below the surface of the water in the Bahamas at sunset. (© Brian Skerry, www.brianskerry.com)

All sharks produce young through internal fertilization. A male shark does not have a penis. He has two claspers on the rear of his underside, attached to his pelvic fins, which he inserts into a female shark to deliver sperm to her eggs. We don’t know a lot about the specifics of how sharks mate since not many sharks have been caught in the act. Typically the male will only use one of his claspers at a time, depending on the pair's position (although some shark species may use both claspers). Sometimes they mate side by side, while other times the female will lay upside down.

Female sharks can store male sperm in order to fertilize an egg later on if the time isn’t right for reproduction. There are also several cases of internal asexual reproduction in sharks, a phenomenon called parthenogenesis. This occurred when a captive female shark isolated from males had a shark pup. Scientists think this may be a last-ditch attempt at reproduction when a male isn’t present, and that it likely does not happen very often in the wild.

Brooding

A bamboo shark grows in a thick egg case. Even within the egg case, the embryonic sharks can sense predators nearby and, in response, stop all gill movement and hold still to slip under the radar. (Flickr User Telemachus)

There are three different ways that a baby shark can be born once a female shark has a fertilized egg, depending on the species.

Viviparity is when a shark nourishes her growing shark embryo internally and gives birth to a fully-functional live pup. These shark species, like the hammerheads (Sphyrnidae), maintain a placental link to the embryo, similar to humans.

In aplacental viviparity, also called ovoviviparity, there is no placental link. The most common type of reproduction in sharks, ovoviviparity occurs when the egg hatches while still inside the mother. Once hatched, the embryo gains nutrition from what remains of the egg yolk, nutritious fluids from the mother’s womb, and sometimes from consuming other eggs in the uterus. Sand tiger sharks (Carcharias taurus) will actually eat their siblings in the womb. Female sand tiger sharks often mate with several different males, producing a litter of shark pups from a number of fathers. Researchers think that the larger sharks will consume their smaller siblings that are not as closely related to prevent competition.

Other shark species release an egg case, where the developing embryo gains nutrients from a yolk. This is called oviparity. Typically sharks that live on the seafloor, like the swellshark (Cephaloscyllium ventriosum), are oviparous. They attach their egg case to a rock or other hard surface, or wedge it into a safe spot on a sandy bottom or rocky area. Pacific white skates will attach their egg casings near the warmth of hydrothermal vents, potentially as a way to speed up the incubation process. The egg case of most sharks is a leathery transparent brown, with slits on either side that allow water to flow through to replenish oxygen in the sac. The tiny shark moves around to help facilitate the water movement and, once the nutrients from the yolk sac are used up, the small shark makes it way out of the case to fend for itself. The empty egg cases often wash up on beaches and are referred to as “mermaid purses.”

In the Food Web

Alimentación

Oceanic white tip shark near Cat Island, Bahamas. (Austin Gallagher, Florida)

You can find a shark that eats just about anything: the whale shark, the biggest fish in the sea, eats only tiny plankton, while the bonnethead shark gets some of its nutrition from seagrass, a type of underwater plant. Tiger sharks have even been found with license plates and nails in their stomachs. But most sharks are carnivorous and eat animals ranging from crustaceans (like crabs) to squid, fish and marine mammals like seals and sea lions. Some sharks have even been found with giant squid beaks in their stomachs!

Many sharks, however, have developed specific mechanisms that help that capture their prey. Some bottom dwelling sharks like wobbegongs (also called carpet sharks) hide and ambush their prey, sucking them up with small mouths. Some sharks swallow their prey whole, but others rely on very sharp teeth to break apart food—especially food larger than themselves. The thresher shark (Alopias genus) has a long, tapered tail that is slaps into a school of fish to stun them and grab its meal. The whitetip reef shark (Triaenodon obesus) tends to hunt alone, sometimes chasing its prey into a crack and sealing the exit with its body. Sawsharks, meanwhile, get their name from their saw-like snout that is used to scrape up invertebrates from the seafloor and to stun fish.

The cookie-cutter shark (Isistius brasiliensis) is an especially unusual case. Although its name makes it seem like a Muppet, this shark is actually a quite intimidating creature that takes large round cookie-cutter shaped bites out of animals such as tuna, whales, dolphins, and seals. They sneak up and suction onto larger animals and twist around to take a bite of flesh using their lower row of sharp teeth and tongue-like basihyal.

There are also some large species of sharks that are plankton feeders. The basking shark, megamouth shark and whale shark all consume the tiny crustaceans. Their teeth are small and they have modifications on their gills that act like sieves to capture the plankton so they can swallow them in large gulps.

Although scientists have yet to find a truly vegetarian shark, the bonnethead shark eats a substantial amount of leafy greens. Inhabitants of seagrass meadows, the sharks chow down on crabs, shrimp, and fish and in the process also swallow the seagrass. Over half the shark's diet is seagrass, and they are about as efficient at absorbing nutrients from the seagrass as sea turtles, an almost completely herbivorous animal.

Predation on Sharks

Dead sharks caught in nets off South Africa. (© Thomas Peschak, Save Our Seas)

Large sharks have few natural predators besides other sharks, although some small juvenile sharks are eaten by birds and large fish. Sharks are primarily killed by humans both intentionally and unintentionally as bycatch. Because of sharks slow growth and low reproduction rates, the rate at which humans are killing sharks is endangering shark populations and ecosystems throughout the world. (see 'Conservation')


Understanding Biology for Better Conservation and Management of Sharks and Rays

Elasmobranchs like sharks and rays have survived the end-Cretaceous mass extinction—which wiped out 75% of the earth's organisms 65 million years ago. However, in spite of this successful evolutionary history, the survival of elasmobranchs at large is now under threat thanks to rapacious fishing, climate change, and oceanic pollution. In the latest instalment of The Shore Scene with Dakshin Foundation, Shruthi Kottillil explores how a closer understanding of elasmobranch's biology can provide stronger conservation solutions.

Editor’s note: this article contains images of captured fish. Reader’s discretion is advised.

There’s a group of animals that have roamed the earth for millions of years, surviving various mass extinctions throughout history. They’ve been around even before trees existed!

They’re elasmobranchs—a group comprising sharks, rays, and skates. They constitute a diverse group of animals (

1060 species ) that occupy open oceans, coastal waters, coral reefs, deep seas, sea-beds, and even freshwaters. Elasmobranchs are ancient—the earliest of sharks are said to have evolved 450 million years ago , with rays and skates appearing years later around 201 million years ago . For contrast: we Homo sapiens did not appear until 2,00,000 to 3,00,000 years ago !

One of the earliest modern shark ancestors, Acanthodian (from around 450 million years ago). They are the least famous of the other known more recent fierce shark ancestors. | Courtesy of Sharksider.

The current diversity of elasmobranchs—especially of sharks—is a consequence of the end-Cretaceous mass extinction, which took place about 65 million years ago. This is the famous event that is said to have been the undoing of non-avian dinosaurs, one that also wiped out about 75% of the earth’s living organisms.

But, how did elasmobranchs survive the end-Cretaceous mass extinction?

Studies suggest it could be a combination of their deep-sea habitats and diverse feeding habits . Although many of the larger sharks perished, it was the deep-water, small-bodied ones that survived by feeding on smaller organisms.

However, in spite of this successful evolutionary history in the world’s oceans over millions of years, the survival of elasmobranchs at large is now under threat. Unlike previous mass extinctions that occurred over thousands and millions of years, the present changes—which are mostly anthropogenic—have occurred within decades , leaving them little time or opportunity to adapt.

Along with fisheries, factors like coastal development, pollution, habitat destruction, and climate change pose a major threat to their survival. Global elasmobranch landings have declined by almost 20% since 2003 —which suggests declining populations in the world’s seas and oceans. This is mostly attributed to fishing pressures with the updated IUCN Red List now increasing the percentage of threatened elasmobranchs to 33% . Many species have been exploited to the extent that they are in need of protection.

However, with 40% of the species considered data deficient, it is clear that only a few studies have been carried out over the years on the biology and ecology of these species. Although efforts to collect more data have increased over the past few years—with new species being discovered every year—they have not been enough to fill the gaps in our knowledge. This limited understanding makes it challenging to determine their resilience to various pressures, further complicating conservation planning and implementation.

How can understanding biology help conservation efforts?

Given an elasmobranch’s way of life, wherein they occupy deep-sea habitats and swim the high seas ( which are not part of any country’s territorial waters) spotting and studying them in the wild is a challenging task. This is further exacerbated by the fact that many species are morphologically similar, making identification a difficult task.

As a result, little is known about their population status, reproductive strategies, and the physical and physiological changes associated with anthropogenic activities. Even their ecology and migration routes are poorly known.

For example, for the elusive manta and devil ray species, their wide range of habitats around the world has made it difficult to understand their population trends . When basic information on their location and movement patterns remain unknown, it becomes challenging to implement conservation measures.

Devil ray (Mobula sp.), one of the most elusive groups of rays, is often landed along Indian coasts as a consequence of fishing. | Picture by Shruthi Kottillil.

The situation is not altogether grim though—findings of certain studies have already paved the way for effective population management plans. Population growth rate studies from Australia of two Australian shark species that are commonly harvested for consumption—the school shark ( Galeorhinus galeus ) and the gummy shark ( Mustelus antarcticus )—are cases in point.

Studies showed that gummy sharks were more capable of supporting a sustainable fishery, as they increased in numbers quickly due to their high productivity. On the other hand, the number of school sharks declined even when sustainable fishing practices were deployed due to their slow rates of growth and reproduction. And so, the study suggested that fisheries could focus on fishing gummy sharks while reducing the number of school sharks caught, resulting in a more sustainable utilisation of the group.

However, even when specific traits of elasmobranchs are known, they are poorly publicised which only hampers conservation outcomes. For the spadenose shark (Scoliodon laticaudus)—one of the most common shark species in Indian waters — feeding behaviours change with the season . Just before and during the monsoon months, they have a preference for prawns, while after the monsoon, there is a slight dominance of fish, such as mackerel, oil sardine, silverbellies, anchovies, soles, sciaenids, and small ribbon, in their diets . The type of bait used for fishing as well as the dominance of certain fish in nets can attract different species of sharks more than others. Unbeknownst to some fishers, this can increase the vulnerability of certain species being captured including the spadenose shark, which is now categorised as Near Threatened on the IUCN Red List.

The various respiratory strategies employed by elasmobranch species are relatively well understood— but, even then they have been rarely used to protect the group from fishing pressures.

Some species of sharks and rays like the blacktip shark ( Carcharhinus limbatus ) and devil ray ( Mobula sp. ) swim with their mouths open , forcing water into the cavity and over their gills. This type of respiration is found to be the most efficient , having evolved with the fast, active swimming nature of these species—but, this adaptation has now become somewhat of a setback. When captured in fishing gear, these animals are unable to swim and breathe, and are therefore prone to drowning rapidly. While blacktip sharks have been categorised as Near Threatened, the devil ray is classified as Endangered as per the IUCN Red List. In fact, all species of devil and manta rays also fall under Appendix II of the Convention on International Trade in Endangered Species (CITES), which recognises that the trade of these species should be controlled.

On the other hand, species such as the bamboo shark ( Chiloscyllium sp. ) and spotted eagle ray ( Aetobatus narinari ) have spiracles that actively pump water over the gills, allowing stationary respiration, making them much more resilient to fisheries.

This understanding helps develop conservation strategies that can make fishing practices more targeted and sustainable. Conservation measures could include release following capture —wherein certain threatened species are released back into the water when caught. Or, they could prevent the capture of certain species altogether, which will ensure that endangered species face fewer threats—such as injuries from fishing gear—that can increase their chances of mortality.

Juvenile common blacktip sharks (Carcharhinus limbatus) that have to keep swimming to respire. | Picture by Shruthi Kottillil.

Several environmental and anthropogenic factors can trigger biological changes in elasmobranchs, especially in the event of capture. A few studies have suggested the incidence of capture-induced abortion, premature birth , and changes in body compounds that can lead to mortality even after release from the fishing gear.

Another such trigger is the fight response to the event of capture, which releases stressors such as lactate which can increase the mortality rate of species, and is found in high levels in dead individuals.

Top: bamboo sharks (Chiloscyllium sp.) Bottom: a juvenile spotted eagle ray (Aetobatus narinari) which respires through its spiracles. | Pictures by Shruthi Kottillil.

Scalloped hammerhead sharks ( Sphyrna lewini , commonly found in Indian waters) are known to show a high fight response upon being trapped in nets, as compared to bull sharks ( Carcharhinus leucas ). However, a study by the Dakshin Foundation and the Centre for Ecological Sciences at the Indian Institute of Science found that bull sharks, generally considered to be highly resilient, may be more vulnerable to mortality than scalloped hammerheads. This was because most of the individuals of the two species surveyed in the study were juveniles, which tend to be more sensitive to the trigger responses than adults . Why is this important? At the study site, these were two of the juvenile species commonly encountered. So, the age or life stage of an animal is also an important factor that needs to be considered when identifying conservation issues and solutions.

Looking to the future for solutions

There are several other impacts of fishing on elasmobranchs and studies are still being carried out to understand them. This is a complex issue that needs an overall understanding of the biological, environmental, and fisheries factors that vary with species and their associated habitat and environmental conditions. Only then can we develop strategies that ensure fishing practices are not damaging to those species. For example, knowledge and restoration of habitat used by smalltooth sawfish ( Pristis pectinata ) in the Everglades National Park, USA was instrumental in preventing species extinction.

It is also important to communicate research findings to stakeholders, inform the general public about them, and design and mobilise resources for better studies all around the world. Such strategies are crucial because elasmobranchs form important components of the seas, oceans, and estuaries, irrespective of national and international boundaries. These measures, when implemented at scale without biases, can go a long way in conserving elasmobranchs, many of which need immediate protection, as well as guide management for sustainable fisheries where appropriate.

For more on coastal India’s past, present, and future, curated by The Bastion and Dakshin Foundation under “The Shore Scene”, click here.

Featured image courtesy of Jakob Owens on Unsplash. | Views expressed are personal.


Expresiones de gratitud

Thanks to Tim Higham and Peter Wainwright for organizing the symposium and for inviting us. Many thanks to the Society for Integrative and Comparative Biology, Division of Vertebrate Morphology, Fastec Imaging, and Journal of Experimental Biology for funding the symposium. We thank Shannon Gerry, Jocelyne Dolce, Jason Ramsay, Jack Szczepanski, Anabela Maia, Amanda Karch, Danielle Duquette and Dawn Simmons for assistance and Jason Ramsay for drawing figures. Thanks to two anonymous reviewers, Shannon Gerry and Dayv Lowry for comments that improved the manuscript. This research was supported by SeaWorld, University of Rhode Island, University of South Florida, Hofstra University, Quaker Lane Bait and Tackle and NSF IBN-0344126 and IOB-0542177 grants to CDW and NSF DBI-0420440 and IOB-0444891 grants to CPS.



Comentarios:

  1. Aleeyah

    fotos antiguas

  2. Kajinn

    Veo que no tienes razón. Estoy seguro. Escribe en PM, hablamos.

  3. Goddard

    Por su naturaleza, a los hombres les interesa más la pregunta ¿Qué hacer?, y las mujeres - ¿Quién tiene la culpa?

  4. Fenrigar

    Confirmo. Todo lo anterior es cierto. Podemos comunicarnos sobre este tema.



Escribe un mensaje