Información

¿Saben los animales con cripsis dónde deberían quedarse para salvar sus vidas?

¿Saben los animales con cripsis dónde deberían quedarse para salvar sus vidas?



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Por ejemplo, ¿sabría un lagarto verde que necesita permanecer en una hoja y evitar arrastrarse por el suelo? O, en general, ¿los animales con cripsis sabrían de qué color son y luego se esconderían en un lugar adecuado? ¿O no planearon hacerlo y simplemente tendrían mala suerte si abandonan su lugar adecuado y son vistos por los depredadores?


Creo que puede dividir esto en dos subpreguntas:

  1. ¿Seleccionará la selección natural animales cuya cripsis y comportamiento se alineen entre sí? La respuesta aquí es definitivamente , pero con algunas advertencias:

    1. Crypsis podría no ser la mejor estrategia en una situación particular: un lagarto verde que se arrastra sobre una hoja podría ser superado por un lagarto rojo y azul que es venenoso, por ejemplo.

    2. Tanto el comportamiento como la cripsis podrían ser más fáciles de cambiar a lo largo del tiempo evolutivo: es posible que vea a su lagarto verde evolucionar para pasar más tiempo en las hojas (especialmente si es herbívoro o come insectos que habitan en plantas), o es posible que vea cómo evoluciona la pigmentación marrón para esconderse en el suelo.

    3. La selección natural no se ocupará de las acciones individuales, sino del comportamiento general. Entonces, un lagarto podría caerse de un arbusto, ser visto en el suelo y devorado. Pero podría correr de un arbusto a otro sin ser atrapado. Pero si un lagarto pasa la mayor parte de su tiempo en las hojas, puede haber selección para que esté bien camuflado en las hojas.

  2. ¿Requiere esto una decisión consciente por parte del animal? Creo que la respuesta aquí es no, la conciencia no es necesario. Los animales muy simples muestran respuestas a su entorno, como las bacterias que nadan hacia la comida. Tu lagarto verde puede estar cerca de las hojas de las que se alimenta, o cerca de los insectos de los que se alimenta y que a su vez se alimentan de las hojas, por lo que permanecer cerca de las hojas verdes que lo camuflan por accidente. O su cerebro podría estar programado para realizar una acción compleja para ocultarlo mejor. Quizás los ejemplos más sofisticados de esto son los animales que reconfiguran su cuerpo para adaptarse a su entorno, como pulpos, sepias (¡pero no, curiosamente, camaleones!)

    Esto no significa que los animales no tienen conciencia o no se esconden deliberadamente al encontrar un entorno que les corresponde. Simplemente significa que eso no es necesario para explicar por qué encontramos lagartijas verdes colgando de las hojas.


Necesitamos con urgencia salvar lo que queda del mundo animal y vegetal.

El impulso para proteger el 30 por ciento de la tierra y el agua de Estados Unidos para el 2030 es vital y podría ser la última oportunidad de Estados Unidos.

“A medio camino entre nosotros y los eventos colosales en el cielo, los grandes seres se convierten en interlocutores, cuyas vidas tamizan las fuerzas del viento, el agua y el fuego, pareciendo decir que todos esos fenómenos son, en última instancia, expresiones intencionadas y continuas de un mundo significativo. "

—Paul Shepard, "Los otros: cómo los animales nos hicieron humanos", 1996

"Hasta que uno ama a un animal, una parte del alma permanece sin despertar".

"La compasión por los animales está íntimamente asociada con la bondad de carácter, y se puede afirmar con seguridad que quien es cruel con los animales no puede ser un buen hombre".

—Arthur Schopenhauer, "La base de la moralidad"

Treinta y una especies desaparecieron para siempre en 2020. La extinción es algo de lo que deberíamos avergonzarnos eternamente y que influye plenamente en nuestro futuro.

“Sin los animales no tendremos nada a lo que regresar”, dijo un anciano de Samburu cuyo clan había adoptado a un bebé elefante de la frontera con Etiopía hace generaciones. También agregó: "Sin ellos, perderíamos la cabeza". Los animales, el verdadero tesoro del mundo y las plantas de las que dependen, son la base de la existencia. Para los samburu, los elefantes eran, en esencia, parte de su familia extensa. Pero a medida que hemos talado el bosque para las vacas, hay casi mil millones de ellas, y la agricultura en todo el planeta, la población humana ha aumentado y la población de animales salvajes se ha desplomado. La población de elefantes es quizás una cuarta parte de la que tenía cuando era adolescente. El comercio legal de vida silvestre en el que se comercializan más de 30.000 especies tiene un valor de $ 300 mil millones de dólares. El reino animal simplemente no puede soportarlo más. La sexta extinción ha tomado el control y somos los principales actores en una tragedia que se desarrolla y que acabará con la civilización tal como la conocemos, si no modificamos nuestros caminos. Estamos, simplemente, en una emergencia, como advierte el Secretario General de la ONU. Hay que repensar todo y actuar para salvar lo que queda de esta década.

Hoy sería un buen momento para examinar la apuesta de Simon-Ehrlich hecha en 1980. Paul Ehrlich, quien escribió la “Bomba de población” en 1968, predijo una catástrofe demográfica y una hambruna mundial. Julian Simon, un profesor de negocios, se mostró escéptico ante la afirmación y propuso una apuesta relacionada con los metales y apostó a que el precio de un producto determinado sería más bajo un año después de lo que era en el momento de la apuesta. Ehrlich, debido a la escasez, pensó que el níquel, el cobre, el cromo, el estaño y el tungsteno aumentarían de precio. Un año después, los precios habían bajado. Ehrlich perdió la apuesta, pero si hubieran hecho una apuesta sobre las poblaciones de animales, que han disminuido en un 70 por ciento en el último medio siglo, Ehrlich habría ganado fácilmente.

Más de las tres cuartas partes de los grandes depredadores terrestres (31 especies) están en problemas, lo que está teniendo un efecto de cascada en los ecosistemas de todo el mundo. Diecisiete de ellos viven en menos de la mitad de la tierra que solían ocupar. En todo el mundo la historia es la misma: estamos perdiendo a nuestros mamíferos más grandes. El Servicio de Vida Silvestre del Departamento de Agricultura de EE. UU., Que trabaja para los ganaderos y la agroindustria, mata a 100.000 depredadores cada año. Para que las vacas puedan mirar sin ser molestadas. Y así, los guardabosques tienen algo a lo que apuntar, como lo han hecho durante los últimos cientos de años. Pero la prohibición de los concursos de matanza de vida silvestre dirigidos a coyotes y zorros veloces acaba de aprobarse recientemente en Colorado y otros cinco estados occidentales. Un gran paso en la dirección correcta, especialmente si se considera que algunos de sus alimentos favoritos, los roedores, transportan cosas como la peste bubónica. Los ecosistemas marinos con tiburones que son capturados cada año por millones, están siendo afectados. El mercado chino y la afición por el jaguar, el león, el tigre, el leopardo, el oso negro y el oso polar entre muchas otras especies rozan la depravación. Su asalto a las poblaciones de peces cerca del frágil ecosistema de Galápagos nunca debería haberse permitido y no puede pasarse por alto. A medida que las pesquerías se están derrumbando en los siete mares, se deben comenzar a implementar nuevos mandatos en una situación fuera de control para las poblaciones de peces en todas partes.

Milan Kundera, el escritor checo, especialmente preocupado por los regímenes totalitarios, escribió: "Nadie puede darle a nadie el regalo del idilio, solo un animal puede hacerlo, porque solo los animales no fueron expulsados ​​del Paraíso". Y, sin embargo, dondequiera que miremos, los animales son expulsados ​​del paraíso. Mientras los humanos sufren, en última instancia, nuestro lugar en la tierra será dictado por los cuidadores originales del paraíso, los animales.

Los científicos dicen que puede haber muchos más animales de los que pensábamos en el planeta Tierra. Pero justo cuando descubrimos nuevas especies, muchas están al borde de la extinción. El mono Popa Langur recién descubierto en el centro de Myanmar puede tener no más de 250 individuos a su nombre. ¿Cuánto tiempo podrán mantenerse como especie?

Países como Noruega reanudaron la caza de ballenas en 1993 a pesar de la prohibición de la caza de ballenas y continúan vendiendo carne de ballena a Japón. Un envío estaba tan contaminado que fue devuelto. Antes de Navidad, hubo indignación contra los cazadores en España que se embarcaron en una matanza de 540 ciervos y jabalíes en una finca cerrada de 1.100 hectáreas. Fue una masacre. ¿Cómo se puede permitir esto en nuestro tiempo? ¿Cómo se puede siquiera contemplar? La víctima más reciente de la pandemia mundial es el visón de Europa, más particularmente en Dinamarca, donde 17 millones fueron sacrificados o destruidos por albergar potencialmente una nueva cepa del virus. ¿El mundo realmente necesita una industria peletera? Innumerables millones realmente necesitan sufrir en jaulas toda su vida y luego ser ejecutados. En Finlandia, Polonia, Rusia, Canadá e incluso Estados Unidos, el quinto mayor productor de pieles. Quizás sea el momento de repensar nuestra retorcida afición por las pieles de una vez por todas.

Inglaterra y Austria prohibieron el cultivo de pieles desde 2000, los primeros países en hacerlo, pero otros países deben hacer lo mismo. China ha visto una oportunidad para aumentar su negocio desde que se encontró la variante covid de Dinamarca. Pero no es solo el comercio de pieles lo que es atroz, es la relación bárbara de la humanidad con los animales lo que nos ha llevado a este punto de inflexión.

Kundera, que entendió un poco sobre la opresión y el sufrimiento, después de haber presenciado la entrada de tanques rusos en Praga en 1968, comprendió que “la verdadera prueba moral de la humanidad, su prueba fundamental (que está profundamente enterrada de la vista), consiste en su actitud hacia aquellos que son a su merced: los animales ".

Ahora, en nuestra hora de necesidad, sabemos que nuestra relación con los animales se ha desalineado lamentablemente. Con el tiempo, los virus que nunca supimos que existían encontrarán nuevos hosts en nosotros. En todo el mundo, la tala de bosques ha provocado que innumerables poblaciones de especies colapsen e incluso desaparezcan para siempre.

Los murciélagos que forman una cuarta parte de las especies de mamíferos del mundo, unas 1.400 especies, han sido desarraigados de sus hogares en todo el mundo. La familia de las ratas también contiene más de 1.100 especies y puede transportar un pelotón de posibles microbios. Una de las razones por las que la rata de bambú que se consume en el sudeste asiático ha sido prohibida en China. Las ratas pueden ser portadoras de coronavirus y con la quema de bosques en el Amazonas, Indonesia y la cuenca del Congo, el potencial de que los roedores y los murciélagos propaguen nuevas enfermedades es muy real. Incluso se sabe que el temido virus del Ébola se ha propagado a través de cerdos silvestres, roedores e incluso puercoespines, no solo murciélagos.

David Quammen escribió que "el patógeno asesino" se propagará a los humanos hace casi una década en 2012, como escribió en "Derrame: infecciones animales y la próxima pandemia humana". Los ratones de patas blancas que albergan la enfermedad de Lyme son un ejemplo del impacto de los roedores, que son los principales culpables de la propagación de la enfermedad. Si otros roedores como ardillas, ardillas e incluso aves depredadoras desaparecen, los ratones proliferan. Biología básica. La diversidad importa y en todas partes se están expandiendo los lugares para las enfermedades. El número de seres humanos es una población de "brote". Son asombrosos y rara vez están en la agenda de ningún político. Otras especies no pueden competir ni sobrevivir gracias a nosotros. Las enfermedades emergentes no desaparecerán a medida que desaparezcan las especies.

Entre 1999 y 2015 se descubrieron alrededor de 2.000 nuevas especies en la Amazonía. Entre ellos 20 especies de mamíferos, 19 reptiles, 32 anfibios y 216 plantas previamente desconocidas. Luego vinieron los fuegos gigantes. ¿Dónde están esas especies hoy? ¿Cómo podemos estar persuadidos de que los animales y las plantas son dones vivientes y los únicos tesoros verdaderos que tenemos uno al lado del otro? Esta es la tarea de esta década, ya que el Convenio sobre la Diversidad Biológica busca rescatar lo que queda de la biosfera.

Paul Shepard, el ambientalista, vio nuestra total desconexión con la naturaleza como pocos lo han hecho. En su libro “Naturaleza y locura” (1982) exclamó: “En el cautiverio y esclavitud de plantas y animales y la humanización del paisaje mismo está la disminución del Otro, contra el cual los hombres deben definirse a sí mismos”. Shepard vio claramente nuestra confusión esquizoide desde los inicios del surgimiento judeocristiano como una “hostilidad permanente hacia el mundo natural, característicamente temeroso y paranoico. La fijación del siglo XVI en la impureza del cuerpo y el orden comparativo de la máquina son fuertemente obsesivo compulsivo. Todo esto persiste e interactúa en un tapiz de locura crónica en el presente industrial, contrarrestado por sueños de control absoluto y posesión infinita ”.

Y hoy heredamos una emergencia. Amputados de los animales y los bosques y pastos, incluso los hongos "humildes" cuya magia apenas estamos comenzando a comprender, el mundo pregunta, no realmente nos grita que corrijamos nuestros errores. En nuestro patio trasero en Nuevo México, donde miles de pájaros fueron víctimas de una ola de frío y hambre, las alas de la Creación están siendo cortadas. ¿Seguirá nuestra especie, a su vez, la trayectoria de Ícaro que voló demasiado cerca del sol, mientras buscamos las estrellas, pero fallará a la Tierra a cada paso, con cada bosque despellejado, cada petrolero naufragado?

Nuestra relación con los animales domésticos y la industria cárnica es una atrocidad. Los bosques talados en los cinco continentes para vacas y ovejas y cabras y la producción de carne han perdido un área del tamaño de México para la carne en la última generación. Como dijo acertadamente Paul McCartney, si los mataderos tuvieran paredes de vidrio, todo el mundo sería vegetariano. El horror de la industria es así de absoluto. ¿Existe alguna relación entre la tasa de infección por coronavirus en los EE. UU. Y la cantidad de carne que comemos? Y a medida que el cambio climático se agrava, esas granjas industriales no podrán seguir sus métodos de matar. Ineficiente y mortal, desperdicia casi 2,000 galones de agua para obtener 1 libra de grano. Claramente, algo tiene que ceder.

El virus nos obliga a mirar a través del cristal con oscuridad. Se puede decir que la infancia de Occidente ha terminado oficialmente. No duró mucho. Teniendo en cuenta que la civilización tiene apenas 5.000 años, tenemos que cambiar nuestra infancia regresiva y nuestra edad adulta de nociones fantasiosas fallidas de omnipotencia y control sobre la naturaleza en una colaboración compasiva.

La nueva administración tendrá que tomar las riendas para forjar una relación madura con el planeta. Necesitará un nuevo respeto por los animales y las plantas y, al hacerlo, tal vez evitará lo peor. Los próximos cuatro años pueden ser nuestra última oportunidad para comenzar a corregir los males e injusticias que hemos impuesto a las otras especies del mundo. Con tantos países atrincherados en el abuso, el sometimiento y la explotación de la fuerza vital, será una tarea difícil. Pero es un desafío que debemos enfrentar de frente, especialmente si queremos evitar pandemias mucho más mortales que la que acabamos de heredar. La protección y el fortalecimiento de la Ley de especies en peligro de extinción sería bien recibida por todos, especialmente las criaturas de cuatro patas, aladas y con aletas que necesitan la máxima protección antes de desaparecer.

Ahora que la Comisión Europea ha aceptado el nuevo Pacto Verde como el centro del plan de recuperación económica de Europa, el escenario está listo para revitalizar el medio ambiente de formas que no se podían concebir hace cuatro años. El costo de preservar el 30 por ciento de cada ecoregión en la Tierra podría ascender a más de $ 30 a 40 mil millones al año, pero podría rendir tres veces más cada año. Será dinero muy bien gastado.

El impulso para proteger el 30 por ciento de la tierra de Estados Unidos y el 30 por ciento de sus océanos para 2030 es urgente, vital y podría ser la última oportunidad de Estados Unidos. Si no podemos salvar este planeta, no habrá necesidad de ir a Marte.

“Algún día será palpable el absurdo de la creencia humana casi universal en la esclavitud de otros animales. Entonces habremos descubierto nuestras almas y seremos más dignos de compartir este planeta con ellos ".


Iguana árbol leopardo

Originaria de los Andes chilenos, esta madre reptil protege a sus crías durante las primeras 48 horas y luego las abandona en su guarida, junto con una pila de sus heces.

Este picante regalo de despedida no solo es comestible y nutritivo, sino que también contiene valiosos microbios intestinales, dice Stanley Fox, herpetólogo de la Universidad Estatal de Oklahoma.

"Pasan ese microbio intestinal de la madre a la descendencia y, a partir de ese momento, está en su cuerpo para que puedan digerir frutas, hojas y pétalos de flores".

La caca no es la única contribución de mamá. "Los bebés son muy débiles, así que cuando ella sale de la cámara de parto, sella las salidas para que [no puedan] ser atacados por pájaros", explica Fox.

“Uno pensaría que es una mala madre, sin niñera, que simplemente los encierra en su cámara natal. Pero están a salvo por dentro ". (Lea cómo las madres animales nos recuerdan a las nuestras).

Cuando crecen, los juveniles simplemente se desentienden.


¿Debería quedarme en un laboratorio que hace sufrir a los animales?

Soy un investigador de pregrado en un laboratorio de biología afiliado a una universidad. La investigación que estamos haciendo implica someter a muchos ratones a enfermedades, sufrimiento y muerte. No he interactuado con los ratones directamente, pero uso su suero en mis experimentos. La idea de que los animales sufran por los datos que producimos realmente me molesta. Soy vegano por razones éticas. Mi única justificación es que la investigación que hacemos, con suerte, proporcionará prevención de enfermedades en el futuro. Sin embargo, no sé si eso es suficiente considerando la pequeña posibilidad de desarrollar una terapia y los muchos ratones que están sufriendo en este momento.

El laboratorio me ofreció continuar trabajando durante los próximos semestres. Las personas con las que trabajo han sido mentores excepcionales que permanecen en el laboratorio serán extremadamente valiosos para mí profesionalmente, y tengo la suerte de tener esta oportunidad. Por otro lado, no sé si estoy sacrificando mis valores para enfocarme en metas académicas y profesionales. ¿Puedo seguir trabajando en este laboratorio? Nombre omitido

No deberías participar en investigaciones que impliquen sufrimiento injusto. Si el sufrimiento en cuestión es ilícito depende en parte de si la investigación puede producir beneficios importantes para las personas u otros animales y si el sufrimiento podría mitigarse o evitarse por completo. Las pautas en Gran Bretaña llegan a algunos preceptos importantes aquí, generalmente conocidos como las 3R: reemplazo (sustituya las alternativas no animales cuando sea posible), reducción (minimice el número de animales utilizados) y refinamiento (ajuste los procedimientos para minimizar el sufrimiento de los animales). En los Estados Unidos, por supuesto, existen leyes y regulaciones sobre el bienestar animal que presumiblemente su universidad está cumpliendo, pero mucha gente piensa que esas reglas son demasiado laxas. Debes informarte mejor hablando con tus mentores.

Si son responsables, querrán asegurarle que lo que están haciendo es moralmente permisible. Después de todo, la investigación con animales ha llevado a tratamientos que salvan millones de vidas. Pero una vez que tenga toda la historia, es posible que no esté de acuerdo con su evaluación. Si lo hace, y los investigadores principales no están dispuestos a cambiar sus procedimientos, no debe continuar trabajando en este laboratorio. (Eso en sí mismo no salvará a ningún animal, pero el hecho de que otros continúen mal si te retiras no es una razón para seguir participando). También debes argumentar ante las autoridades universitarias que deberían detener o reformar la obra. Existe un amplio campo de investigación en las ciencias de la vida que no implica el trato indebido de los animales. Y hay buenas noticias a largo plazo: las tecnologías emergentes, como el uso de estructuras celulares complejas conocidas como organoides, pueden reducir la necesidad de modelos animales.

Tengo un conocido que es un buen amigo de mi hermana. Ella es la cuidadora de sus padres ancianos. Hace décadas, su padre tuvo una aventura y un hijo fue concebido. La amiga de mi hermana nunca supo del asunto y no tiene idea de que tiene un medio hermano. Me siento culpable por ocultarle la verdad, pero nunca la revelaría mientras su madre esté viva. Pero si su madre fallece antes que su padre, lo confrontaría y le diría que si no revelaba la verdad, lo haría. Creo que la amiga de mi hermana debería saber que tiene un hermano. Mi hermana dice que deberíamos ocuparnos de nuestros propios asuntos. Nombre omitido

Tu no dices cómo obtuvo este conocimiento, estipulemos que no tiene ninguna obligación de confidencialidad. Aceptemos además que sería bueno que la amiga de su hermana supiera la verdad sobre su familia en algún momento. Pero una cosa que me llama la atención es que su conexión con todo esto parece bastante indirecta. Es de suponer que tu hermana conoce a su amiga mejor que tú y cree que su amiga no necesita saber sobre su medio hermano secreto.

Tampoco crees que el derecho a conocer la verdad triunfa sobre todo lo demás. Crees que la verdad sería tan dolorosa para la madre de tu conocido que debería ocultársela. Le das poca importancia al costo de la revelación para el padre adúltero, evidentemente porque estaba equivocado. Pero, ¿de verdad crees que esto no le da importancia a su sufrimiento? Todo esto es aparte del posible costo para su amiga de enterarse de la traición de su padre, que aparentemente su hermana cree que abrumaría el valor para ella de tener una mejor comprensión de la historia de su familia. La verdad importa, pero como ya sabe, no es lo único que importa.

Después de la muerte de mi madre, le pregunté a una de sus amigas más antiguas si sabía si mi madre había tenido una aventura mientras estaba casada con mi padre. (Mi padre también ha fallecido). Me dijo que mi madre tenía una aventura con alguien que conocía, pero no quiso revelar su nombre. Me obsesioné con tratar de averiguar quién era. Mi esposo y yo discutíamos diferentes escenarios, pero nunca llegamos a ninguna conclusión.

Hace unos años, la amiga de mi madre finalmente me dijo quién era. ¡Me quedé impactado! Dijo que este hombre había hecho muy feliz a mi madre y que ella nunca había planeado dejar a mi padre. No juzgué a mi madre porque este hombre le había traído tanta alegría a la vida. (También estaba casado en ese momento. Luego se divorció y desde entonces murió).

Su hija era una buena amiga mía. Ahora que todas las partes han muerto, me gustaría decírselo a mi amigo. Sé que ella sabía que su padre engañó a su madre, tal vez incluso sabía de esta relación y no quiere decírmelo por miedo a lastimarme. Sería reconfortante hablar con ella al respecto, pero es posible que esto cambie los sentimientos de mi amiga hacia mí o mi madre. ¿Debería llevarme esta indiscreción a la tumba? Nombre omitido

La gente tiene derecho donde no hay fuertes consideraciones compensatorias, para conocer la verdad sobre sus familias. En este caso, a diferencia del anterior, tu implicación en la historia es directa, y los adúlteros y los cónyuges a los que traicionaron están todos muertos. El daño será de reputación y no tenemos derecho a una reputación que no merecemos. Entonces, mi vista predeterminada es que de hecho puede compartir lo que ha aprendido. Pero nuevamente, cuando tome decisiones, debe tener en cuenta sus consecuencias, y podría tomarse un momento primero para pensar si esta revelación dañará las relaciones entre los vivos.


Ayuda a proteger a los caballos salvajes

  • Obtenga más información sobre los problemas relacionados con los caballos salvajes.
  • Comuníquese con sus senadores y representantes de los EE. UU. Y exhorte a que ayuden a reformar el programa de caballos salvajes de la Oficina de Administración de Tierras (BLM, por sus siglas en inglés).
  • Escriba al secretario del Interior, David Bernhardt, y dígale que se opone a la política excesivamente entusiasta de redadas de caballos salvajes del BLM. El BLM admite que planea reunir muchos más caballos de los que son adoptables, dejando que muchos caballos salvajes permanezcan indefinidamente en instalaciones de retención a largo plazo. Insta a la agencia a actuar responsablemente y dejar de sacar estos tesoros nacionales de la naturaleza:


Mantener caliente

Cuando hace frío afuera, te pones más ropa. Su abrigo de invierno no protege del frío, sino que mantiene el calor. (El frío en sí no existe; es simplemente la ausencia de calor; consulte el artículo titulado "Por qué no existe el frío", en la página 10.) Las aves y los mamíferos también dependen del aislamiento para evitar la pérdida de calor. El aislamiento más eficaz atrapa el aire, ya que el aire es uno de los mejores aislantes. La lana tiende a ser cálida porque sus fibras están rizadas, atrapando efectivamente el aire y manteniéndolo a usted (y a las ovejas) calientes. Las aves esponjan sus plumas cuando quieren mantenerse calientes, ya que las esponjas introducen aire.

Para los mamíferos sin pelo, el aislamiento se logra con grasa, una capa gruesa de tejido graso que ayuda a aislar el cuerpo de un animal porque la grasa no transfiere el calor tan bien como los músculos y la piel. ¡Esta grasa puede tener dos pies de grosor en algunas ballenas! Las ballenas, atunes, delfines y otros animales marinos de sangre caliente también dependen de otro método ingenioso para conservar el calor. Para evitar la pérdida excesiva de calor de las extremidades, como las aletas y las aletas, que no están bien aisladas, los animales acuáticos se basan en un "método de intercambio de calor en contracorriente", en el que las arterias que transportan la sangre caliente desde el corazón se colocan directamente contra las venas. que llevan sangre fría al corazón. Entonces, la sangre más caliente que sale del corazón a través de las arterias calienta la sangre más fría que entra al corazón a través de las venas.

A diferencia de las aves y los mamíferos, las lagartijas, las ranas, las serpientes y otros animales de sangre fría no necesitan aislamiento, solo ralentizaría la transferencia de calor a sus cuerpos.


Los animales no huyen: hacen planes de escape sorprendentemente cuidadosos


Un joven guepardo aprende a cazar. (Foto: Colección Volt / shutterstock.com)

Durante muchos años, los humanos pensaron de manera simplista sobre cómo los animales escapan de sus depredadores. Porque, si otro animal quiere comerte, el mejor curso de acción parece bastante simple.

Tu corres. Tan rapido como puedas. En la dirección opuesta.

Pero eso no es lo que realmente sucede. La mayoría de las presas, cuando detectan un depredador, no intentan escapar de inmediato. & # 8220Esta es una decisión, como muchas otras decisiones & # 8221, dice Dan Blumstein, profesor de ecología y biología evolutiva de UCLA, y coeditor del nuevo libro & # 160Escapar de los depredadores.

Digamos, por ejemplo, que eres un pájaro de bajo estatus. No le gustas a nadie y no siempre vas a tener un buen acceso a la comida. Pero, en este momento, se está deleitando con una rica fuente de nutrición. Se acerca un depredador. Quizás los otros pájaros despeguen. Pero no tú. & # 8220Las aves de estado más bajo se quedarán más tiempo porque & # 8217 es su oportunidad de comer & # 8221, dice Blumstein.

Sin embargo, es solo en la última década que los biólogos realmente han comenzado a comprender los factores que contribuyen a los planes de escape de los animales. Cuando Ronald Ydenberg y Lawrence Dill publicaron el primer artículo sobre la economía de la fuga en 1986, & # 8220few pensaron en huir como una & # 8216decisión & # 8217 o vieron que había costos, sobre todo la pérdida de oportunidades & # 8221, escribieron en el prólogo del nuevo libro. E incluso después de ese primer artículo, pocos científicos observaron de cerca cómo los animales huyeron de sus posibles asesinos.

Pero en los últimos diez años, el estudio del comportamiento de escape ha sido un campo de investigación en auge, y los científicos están comenzando a comprender mejor cómo los animales deciden correr, caminar, saltar, sumergirse, esprintar o pasear por sus vidas.

& # 8220 Esta es una de esas historias de éxito ocultas de adoptar un enfoque muy económico & # 8221, dice Blumstein. Ahora está claro que la decisión de huir puede estar influenciada por el rango, el nivel de hambre, el impulso sexual, la temporada, la ubicación o la experiencia previa con depredadores. Y pueden comenzar incluso antes de que nazcan los animales.

Karen Warkentin comenzó a estudiar los huevos de las ranas arborícolas de ojos rojos a principios de la década de 1990, cuando apenas comenzaba su trabajo de doctorado. Ella estaba en Costa Rica y buscaba, en sus palabras, & # 8220 una rana que hiciera algo genial que las ranas canadienses no & # 8217t hacen & # 8221 (Creció en Canadá).

En el estanque particular donde estaba trabajando, abundaban las ranas arborícolas de ojos rojos, pero también lo eran las serpientes. Aproximadamente la mitad de los huevos que pusieron las ranas (pequeños globos translúcidos con renacuajos de ojos abiertos mirando hacia afuera) estaban siendo devorados por serpientes. Teniendo en cuenta cuántos estaban muriendo, a Warkentin le pareció que estos renacuajos que pronto nacerían deberían tener una estrategia para huir, una vez que fueran atacados.

Para probar su hipótesis, recogió huevos, los puso en una jaula con una serpiente y dejó que la serpiente entrara en los huevos y en el lado de la jaula. Cuando la serpiente atacó la nidada de huevos, los renacuajos no comidos comenzaron a escapar & # 8212en lugar de esperar para eclosionar espontáneamente, sintieron el peligro y & # 8212plop & # 8212 huyeron de sus huevos y se metieron en el agua.

Esto no es sólo una reacción aleatoria. En los años que siguieron, Warkentin, ahora profesora asociada en la Universidad de Boston, y sus colaboradores pudieron demostrar que la eclosión de escape es una respuesta específica al ataque. A veces, los huevos no habrían eclosionado durante días de otra manera.

Sin embargo, existen compensaciones para evitar la eclosión. Puede existir el riesgo, por ejemplo, de intentar nacer demasiado pronto y fallar, dejando al pobre renacuajo en peligro, ahora en un huevo dañado. Es como estar & # 8220 atrapado en un globo de agua desinflado & # 8221, dice Warkentin. & # 8220 Es mejor estar realmente seguro de que & # 8217 está a punto de morir si & # 8217 se va a arriesgar & # 8221.

Por supuesto, una vez que los renacuajos escapan de la serpiente, no están libres en casa. Esperándolos en el agua hay depredadores acuáticos, felices de succionar renacuajos vulnerables.

Los animales enfrentan la posibilidad de ser depredados durante toda su vida, pero tienen una ventaja. & # 8220La vida de la presa & # 8217 está en juego. El depredador pierde una comida & # 8221 Blumstein. A esto se le llama el principio vida / cena, y los riesgos son mucho mayores para los animales en el lado & # 8220life & # 8221 de esa ecuación & # 160.

Sin embargo, incluso una vez que un animal decide huir, no necesariamente dedicará toda su energía a la huida. Puede que esté corriendo para salvarse la vida, pero eso no significa correr lo más rápido posible hasta el refugio más cercano.

& # 8220 Se pensó que la respuesta de escape era una respuesta de todo o nada, ya sea activada o desactivada, & # 8221, dice Paolo Domenici, investigador del Consejo Nacional de Investigación de Italia. & # 8220Pero hay & # 8217 cada vez más pruebas de que no es tan blanco y negro. Si hay una respuesta, puede haber diferentes niveles. Puede ser una respuesta a medias o una respuesta completa. & # 8221

Si su depredador está lo suficientemente lejos, por ejemplo, puede correr o nadar un poco más lento y ahorrar energía y aún así alejarse del peligro. Si el refugio está cerca, puedes caminar hacia él. O tal vez usted simplemente está alejado de alguna otra actividad, y no puede reunir la voluntad para alejarse tan rápido como podría ser prudente.

Cuando los animales se resuelven a escapar, tampoco siempre se alejan de sus depredadores. & # 8220 Usted & # 8217 pensaría que & # 8217 todos se irían, & # 8221 dice Domenici. & # 8220Pero ese & # 8217 no es el caso. No todos los animales lo harán. La proporción varía del 50 al 90 por ciento. & # 8221

Los científicos no están seguros de por qué, exactamente, pero puede tener algo que ver con el elemento sorpresa. La previsibilidad es peligrosa a su manera. Una serpiente señalará un ataque desde una dirección, y su presa, un pez, se alejará de esa ola de presión. Pero la astuta serpiente ha colocado su cabeza detrás del pez en la dirección en la que su presa probablemente escapará.

& # 8220 El pez, al escapar de la onda de presión, irá directamente a la boca del depredador & # 8217, & # 8221 Domenici.

Algunos animales siempre huyen: los bancos de peces, en particular, tienden a girar en un solo sentido & # 8212 lejos del peligro & # 8212 probablemente para permanecer juntos. Tampoco todos los animales huyen en línea recta de su depredador. If the predator is faster than the prey, there’s some advantage to running at an angle from the predator, as sharp as 90 degrees. A cockroach depends on the element of surprise: it might turn 90, 120, 150, or 180 degrees away from its potential predator. 

And some animals flee at an angle where they can keep an eye on their pursuer: “If I’m chasing you and you go straight away from me, you have a hard time checking out what I’m doing,” says Domenici. “You can’t turn your head while you’re running, but if you run 120 degrees away from me—at a bit of an angle—with the corner of your eye, you can be checking out what i’m doing, if I’m throwing rocks or something.”

Biologists are still studying the mechanism and genetics of this. Different populations of the same species, for instance, have different tendencies to escape. “You can walk right up to an urban squirrel,” Blumstein points out. Scientists are still trying to understand if different populations have actually evolved to be less flight-prone, or if they’re simply sorting themselves out based on their preferences. Individual animals, too, can be more skittish.

Blumstein runs a long-term study of marmots, and his wife, a collaborator, once noted that across 10 different experiments, one animal ran away immediately from any stimulus. “We couldn’t include it in anything,” he says. “That was a nervous nelly.”

Once the decision is made to flee, though, there’s a whole world of ways to actually run away. In Escaping from Predators, the author of one chapter note that mammals “show tremendous variation in how they flee from predators: rapid running, jumping, dropping from trees to the ground, fleeing into a burrow or other covers, climbing trees moving into water, and even flying away. In the Reptiles chapter, we learn that lizards often prefer refuges, “most commonly trees, logs, crevices in rocks, and animal burroww.”

To get there, they might jump, glide, swim or dive. When they run up trees, they often choose “the side of the tree opposite that of the approaching predator, where their movements are invisible.” In an earlier book on antipredator defenses, the scientist Tim Caro describes animals “zigzagging, looping, wild bouncing, and sudden twisting”—everything “from ponderous moment to extremely fast dashes.”

Every animal has its own particular strategy. Blumstein has also studied hermit crabs, and, he says,” I feel a little sorry for the work I’ve done with these guys.” In the wild, he says, they’ll slowly make their way away from the water, moving slowly up steep mountain slopes in the Virgin Islands. “They’ll be pretty far away from the water,” says Blumstein. “But as soon as they detect you, they pull their legs in, and they start rolling down,” losing all the ground they’ve covered in an instant.


Dog Dementia: What It Looks Like and What Can Done About It

LOS BASICOS

A few days ago I received an email from a friend, Rod, that read: "You've met my pal Jack who celebrates his 12th birthday next week. As of late, say the last couple months, Jack has awoken after maybe 30 minutes of seemingly sound sleep. He comes awake in a start, head and ears down, clambering quickly to run from whatever has terrified him in his dream. He goes a short distance and then stops, wide awake. This happens a few times a week and is not dependent on sleeping in a specific location. It had been suggested to give him some melatonin prior to bed to help his sleep pattern, but that does not seem to have much effect. I wondered if you have encountered anything similar. I always try to comfort him after the fact, but so wish there was something I could do to alleviate his terror before it occurs."

I immediately wrote back and said that perhaps Jack is suffering from a form of sundowners syndrome, that can include different forms of confusion, anxiety, aggression, ignoring directions, pacing, or wandering. I was relieved when Rod wrote back and concluded that most likely Jack's behavior was caused by bad dreams.

Rod's email also reminded me of a number other times when I've been told that a dog manifested some of the warning signs of sundowners, and there was little to no doubt that each dog was suffering from some form of cognitive dysfunction. One of my own senior canine companions clearly experienced dementia, and I've seen similar patterns of behavior in wild coyotes, red foxes, and an aging black bear who lived near my mountain home. Thus, I was pleased when I received notice of an important and information-packed essay available online: "Dog Dementia: What is Canine Cognitive Dysfunction?" by veterinarian Gurpal Chahal.

I'm sure there are numerous dogs, especially senior and elder dogs, who show different forms of dementia. Friends have told me about changes in the behavior of a canine companion and were at a loss to explain what was happening. I mentioned to them that dogs are mammals and have mammalian brains, so it's not surprising that they, too, can suffer from cognitive decline and other psychological disorders. This simple statement went a long way toward their seeking advice from a veterinarian in how to deal with these changes.

Chahal notes, "The exact cause of this degenerative disorder is not known. Chronic illness or stress may increase a dog’s chances of suffering from cognitive dysfunction, but some or all of the following factors may contribute toward this dysfunction and affect the normal functioning of the dog’s brain." These include a reduction in the number of neurons, a decrease in blood flow to the brain, and the death of neurons. He also notes that it's difficult to pin down when dog dementia may begin. At least half of dogs who suffer some form of decline manifest it by 11 years of age, but it's also been noticed in dogs as young as 7.

Chahal summarizes the symptoms of dog dementia as follows:

  • Disorientation the pet may be confused and lost in familiar environments like home or park.
  • Changes in sleeping cycle, including night waking or vocalization and sleeping a lot during the day.
  • Changes in interactions with family members, friends, or other animals such as being less enthusiastic to greet them, wanting less attention, and showing signs of aggression toward them.
  • Abnormal behavior and less interest in eating or playing and being unwilling to socialize.
  • Staring at inanimate objects.
  • Being restless with pacing and aimless wandering.
  • House soiling and lack of response to commands are also common. The dog may eliminate in an improper location. The dog may appear deaf to the owner because he does not respond to learned commands.

He stresses that these don't always indicate dementia. These behavior changes can also be caused by separation anxiety, arthritis, declines in hearing or seeing, or kidney or liver disease.

There are a number of medications and nutritional supplements that can be used to treat dog dementia, and a number of other ways that include light exercise, behavior therapy, making their homes more user-friendly, and providing different forms of enrichment. These include "taking them on gentle smell walks and allowing them to sniff, and ensuring they still have interactions with their human family members." (Also see "There's No Magic Formula to Slow Your Dog's Aging.")

LOS BASICOS

I was especially pleased to read about "smell walks," because dogs' sense organs, like their muscles, heart, and lungs, need to be exercised, and we need to make time for them to do so. En Canine Confidential, I wrote about a woman who wondered if not allowing dogs to sniff to their noses' content could cause psychological problems because they weren't getting a true picture of the odor in which they're interested. I continue to ponder this possibility because dogs greatly depend on learning about what's going on via "pee-mail."

We're also told that dogs with cognitive dysfunction don't necessarily live shorter lives, and they can be our loving friends for many years after suffering from dementia.

I learned a lot from Chahal's essay and I hope it reaches a broad global audience. Senior dogs can be awesome companions even if they're psychologically or physically compromised. We owe it to them to give them the very best lives possible, they depend on us to do so, and we should give them everything they need and love and then some. We also can learn a lot from their presence in our homes and hearts, a win-win for all.


10 Easy Things You Can Do to Save Endangered Species

1. Learn about endangered species in your area. Teach your friends and family about the wonderful wildlife, birds, fish and plants that live near you. The first step to protecting endangered species is learning about how interesting and important they are. Our natural world provides us with many indispensable services including clean air and water, food and medicinal sources, commercial, aesthetic and recreational benefits. For more information about endangered species, visit endangered.fws.gov and join our activist network to receive updates and action alerts.

2. Visit a national wildlife refuge, park or other open space . These protected lands provide habitat to many native wildlife, birds, fish and plants. Scientists tell us the best way to protect endangered species is to protect the places where they live. Get involved by volunteering at your local nature center or wildlife refuge. Go wildlife or bird watching in nearby parks. Wildlife related recreation creates millions of jobs and supports local businesses. To find a wildlife refuge near you, visit www.fws.gov/refuges/ To find a park near you, visit www.nps.gov To find a zoo near you, visit www.aza.org.

3. Make your home wildlife friendly. Secure garbage in shelters or cans with locking lids, feed pets indoors and lock pet doors at night to avoid attracting wild animals into your home. Reduce your use of water in your home and garden so that animals that live in or near water can have a better chance of survival. Disinfect bird baths often to avoid disease transmission. Place decals on windows to deter bird collisions. Millions of birds die every year because of collisions with windows. You can help reduce the number of collisions simply by placing decals on the windows in your home and office. For more information on what you can do, check out these tips from the US Fish and Wildlife Service.

4. Native plants provide food and shelter for native wildlife. Attracting native insects like bees and butterflies can help pollinate your plants. The spread of non-native species has greatly impacted native populations around the world. Invasive species compete with native species for resources and habitat. They can even prey on native species directly, forcing native species towards extinction. For more information about native plants, visit https://www.plantsocieties.org.

5. Herbicides and pesticides may keep yards looking nice but they are in fact hazardous pollutants that affect wildlife at many levels. Many herbicides and pesticides take a long time to degrade and build up in the soils or throughout the food chain. Predators such as hawks, owls and coyotes can be harmed if they eat poisoned animals. Some groups of animals such as amphibians are particularly vulnerable to these chemical pollutants and suffer greatly as a result of the high levels of herbicides and pesticides in their habitat. For alternatives to pesticides, visit https://www.beyondpesticides.org.

6. Slow down when driving. Many animals live in developed areas and this means they must navigate a landscape full of human hazards. One of the biggest obstacles to wildlife living in developed areas is roads. Roads divide habitat and present a constant hazard to any animal attempting to cross from one side to the other. So when you’re out and about, slow down and keep an eye out for wildlife.

7. Recycle and buy sustainable products. Buy recycled paper, sustainable products like bamboo and Forest Stewardship Council wood products to protect forest species. Never buy furniture made from wood from rainforests. Recycle your cell phones, because a mineral used in cell phones and other electronics is mined in gorilla habitat. Minimize your use of palm oil because forests where tigers live are being cut down to plant palm plantations.

8. Never purchase products made from threatened or endangered species. Overseas trips can be exciting and fun, and everyone wants a souvenir. But sometimes the souvenirs are made from species nearing extinction. Avoid supporting the market in illegal wildlife including: tortoise-shell, ivory, coral. Also, be careful of products including fur from tigers, polar bears, sea otters and other endangered wildlife, crocodile skin, live monkeys or apes, most live birds including parrots, macaws, cockatoos and finches, some live snakes, turtles and lizards, some orchids, cacti and cycads, medicinal products made from rhinos, tiger or Asiatic black bear.

9. Harassing wildlife is cruel and illegal. Shooting, trapping, or forcing a threatened or endangered animal into captivity is also illegal and can lead to their extinction. Don’t participate in this activity, and report it as soon as you see it to your local state or federal wildlife enforcement office. You can find a list of state wildlife departments at https://www.fws.gov/offices/statelinks.html.

10. Protect wildlife habitat. Perhaps the greatest threat that faces many species is the widespread destruction of habitat. Scientists tell us the best way to protect endangered species is to protect the special places where they live. Wildlife must have places to find food, shelter and raise their young. Logging, oil and gas drilling, over-grazing and development all result habitat destruction. Endangered species habitat should be protected and these impacts minimized.

By protecting habitat, entire communities of animals and plants can be protected together. Parks, wildlife refuges, and other open space should be protected near your community. Open space also provides us with great places to visit and enjoy. Support wildlife habitat and open space protection in your community. When you are buying a house, consider your impact on wildlife habitat.


Do animals with crypsis know where they should stay to save their lives? - biología

Animals & Habitats

The first step to understanding individual animals is to understand their environment.

The environment in which an animal lives in is referred to as its habitat.

A habitats is a place where living things live and how they survive in that area.

Habitats are homes, and everyone needs one!

Animals have basic needs for air, water, food, shelter, and space.

Plants, animals, and even humans choose hábitats for many different reasons, depending on their needs.

The picture to the right shows different animals and the habitat that best fits it's needs.

Animals live in hábitats all over that are suited for them.

Some of these habitats include:

Grasslands , Rainforests , Deserts , and Arctic Tundra

Humans help animals by providing hábitats for them as well!

Some people build dams in the water to create new hábitats for fish, while others take in pets, like dogs and cats, and provide hábitats for them in their homes!

Animals have a variety of similarites and differences some are alike in what they look like, what they do, what they eat, and where they live while others are very different from one another.

Many animals share the same habitat because they are from the same group.

The picture below shows different habitats with different animals in each one!

Scientists divide animals into groups, depending upon how they are alike and different.

Six common groups of animals are:

Some animals eat plants or other animals for food and may also use plants for shelter and nesting.

Within each animal group, there are some similarities and differences in their habitats.

Click the "Quiz Me" button to test your knowledge on an animal and it's habitat!

So let's learn about 8 different animals using the flash card activity.

What the animal is called

What group it is classified in

Click the "Quiz Me" button to test your knowledge on animals and their habitats!

Living things are found almost everywhere in the world.

There are different kinds in different places!

What kinds of living things and habitats can you think of near your school or home?


Ver el vídeo: La vejez y la discapacidad en los animales. Cuando quieres vivir NADA te detiene. (Agosto 2022).