Información

¿Cómo sobrevive el cuerpo al ébola?

¿Cómo sobrevive el cuerpo al ébola?



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Debido a que el ébola se apodera del sistema inmunológico y lo usa para replicar más y más virus, ¿cómo sobrevive el cuerpo?

¿Es un caso de que el virus se autolimita y finalmente se vuelve "demasiado grande para sus pantalones", por así decirlo? ¿O el cuerpo de alguna manera finalmente comienza a producir anticuerpos para combatirlo?


Si bien el virus del ébola infecta muchas células humanas, las células del sistema inmunológico que infecta son principalmente monocitos y macrófagos. Las células de nuestro cuerpo principalmente responsables de la inmunidad adaptativa, las células T, al menos no están completamente infectadas:

Nuestros datos indican que el 20-30% de las células T CD4 y CD8 murieron durante el curso de la infección.1

Eso es mucho, pero los que sobreviven se activan y aparentemente es suficiente que entre el 80 y el 10% de los infectados (dependiendo de la cepa) puedan sobrevivir a la infección. Se sabe poco sobre los detalles de la reacción inmunitaria al ébola, pero el sistema inmunológico se activa. El sistema inmunológico incluso permanece en "alerta máxima" durante bastante tiempo después de la infección y la recuperación.

Y los anticuerpos se quedan, al menos durante 10 años. Si confieren inmunidad contra todas las cepas de ébola, no parece que lo sepamos: el ébola aún no está muy bien investigado.


¿Qué le sucede a su cuerpo si contrae el ébola?

Derek Gatherer no trabaja, consulta, posee acciones ni recibe fondos de ninguna empresa u organización que se beneficie de este artículo, y no ha revelado afiliaciones relevantes más allá de su nombramiento académico.

Socios

La Universidad de Lancaster proporciona financiación como socio fundador de The Conversation UK.

The Conversation UK recibe financiación de estas organizaciones

Esta mañana te despertaste sintiéndote un poco mal. No tiene apetito, le duele la cabeza, le duele la garganta y cree que puede tener un poco de fiebre. Aún no lo sabe, pero el virus del Ébola ha comenzado a atacar su sistema inmunológico, acabando con las células de linfocitos T que son cruciales para su correcto funcionamiento.

Estas son las mismas células que ataca el virus del SIDA (VIH-1), pero el virus del Ébola las mata de manera mucho más agresiva. No está claro exactamente cuándo y dónde contrajo el virus del Ébola, puede tomar entre dos y 21 días desde la infección inicial hasta los primeros síntomas. Lo que es más seguro es que ahora tú mismo eres contagioso. Su familia, amigos y cualquier persona en contacto cercano con usted están en peligro de muerte.

La próxima semana más o menos determinará si eres una de las minorías afortunadas que sobreviven. En los 24 brotes de virus del Ébola anteriores al actual, un total acumulado de 1.590 personas, dos tercios de todos los casos, han muerto.

El brote actual, que comenzó en la aldea de Meliandou en el este de Guinea a principios de diciembre de 2013, y que ahora se ha extendido a Guinea y a los países vecinos de Sierra Leona y Liberia, ha matado a 251 personas al 5 de junio, casi la mitad de los casos identificados.

La epidemia de Ébola en África occidental es ahora el brote más grande visto desde que se descubrió el virus del Ébola en 1976. La Organización Mundial de la Salud emitió su primer comunicado sobre la situación el 23 de marzo y desde entonces ha estado produciendo informes periódicos.

Durante los próximos días, su condición se deteriora. Te duele todo el cuerpo, tienes dolor abdominal crónico, la fiebre se intensifica y comienzas a vomitar y a desarrollar diarrea. Después de algo entre un par de días y una semana de miseria, habrá llegado al punto de crisis; ahora los síntomas desaparecerán gradualmente o progresará a los horrores de la "tormenta de citocinas", una convulsión de su sistema inmunológico devastado que sumergirse en la fase terminal de la enfermedad por el virus del Ébola conocida como fiebre hemorrágica.

La tormenta de citocinas libera un torrente de moléculas inflamatorias en su sistema circulatorio. Su propio sistema inmunológico, ahora completamente fuera de control, ataca todos los órganos de su cuerpo. Pequeños vasos sanguíneos estallan por todas partes y lentamente comienzas a desangrarte hasta morir. El blanco de los ojos se enrojece, el vómito y la diarrea ahora están cargados de sangre y aparecen grandes ampollas de sangre debajo de la piel. Ahora se encuentra en la cima de la infecciosidad cuando las partículas del virus del Ébola, listas para encontrar a su próxima víctima, salen de su cuerpo junto con su sangre.

Afortunadamente, sin embargo, parece que has sobrevivido. La terapia de rehidratación te mantuvo fuerte en la fase inicial y la pura suerte te salvó de la fiebre hemorrágica. Comprender por qué algunos pacientes con el virus del Ébola evitan la fase terminal es un área activa de investigación, y una posible respuesta es que aquellos cuyos linfocitos T sobreviven al ataque inicial del virus posiblemente conserven un sistema inmunológico suficientemente intacto. Incluso cuando se encuentre simplemente en la primera fase de sentirse vagamente mal, es posible determinar si vivirá o morirá.

Aunque se sienta mucho mejor y tal vez incluso esté listo para regresar al trabajo, seguirá siendo contagioso por un tiempo. Todos sus fluidos corporales aún contendrán virus. En particular, el virus puede transmitirse sexualmente, especialmente si es hombre, hasta 40 días después de la recuperación.

Los estudios de modelos epidemiológicos han demostrado que el virus del Ébola es tan infeccioso como la influenza o un poco más: cada persona infectada probablemente infectará a otras dos o cuatro. Eso no es tremendamente infeccioso en comparación con algunos de los virus superinfecciosos como el sarampión o la poliomielitis, que tienen números correspondientes de cinco a 18, pero de todos modos es suficiente para sostener una pandemia. Por lo tanto, la pregunta de por qué no hemos visto una pandemia mundial de ébola en tiempos premodernos resulta bastante desconcertante.


Ébola: tres razones por las que la mayoría de los pacientes de EE. UU. Han sobrevivido

Las historias sombrías de los miles de enfermos, muertos y moribundos a causa del brote de ébola en África occidental contrastan enormemente con la alta tasa de éxito del tratamiento médico para un pequeño número de pacientes con ébola en los Estados Unidos. ¿Cuáles son los factores que marcan la mayor diferencia para salvar la vida de las personas infectadas con el virus letal?

"No hay magia. La atención de apoyo en los EE. UU. Es increíblemente diferente", dijo el Dr. Bruce Farber, jefe de enfermedades infecciosas del Hospital de la Universidad de North Shore en Manhasset, Nueva York, y del Centro Médico Judío de Long Island en New Hyde Park, Nueva York. dijo a CBS News.

El virus del Ébola es fatal en aproximadamente el 70 por ciento de los pacientes en el brote actual en África Occidental, según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud. Desde marzo, más de 4.900 personas han muerto, principalmente en Guinea, Liberia y Sierra Leona. Más de 400 trabajadores de la salud en África occidental se infectaron con ébola durante este brote y 233 habían muerto hasta el 8 de octubre.

Pero mientras el número de muertes en África Occidental continúa aumentando, las personas que reciben tratamiento en los EE. UU., En la mayoría de los casos, sobreviven.

De las nueve personas tratadas por ébola en los EE. UU. Hasta ahora, solo un caso ha resultado fatal. Thomas Eric Duncan, un liberiano infectado antes de llegar a Estados Unidos, murió en un hospital de Dallas el 8 de octubre. En la ciudad de Nueva York, se informa que el Dr. Craig Spencer se encuentra actualmente en estado grave pero estable después de ser hospitalizado la semana pasada. Los otros pacientes, en su mayoría trabajadores de la salud que contrajeron el ébola mientras cuidaban a otros, se han recuperado.

Estas son tres de las razones clave por las que:

Brote de virus del Ébola

1. Rapidez de la intervención médica

Con la excepción de Duncan, quien inicialmente fue enviado a casa desde el hospital sin un diagnóstico correcto, los pacientes con ébola en los EE. UU. Han comenzado a recibir tratamiento muy temprano en la enfermedad, tan pronto como se detectó una fiebre baja.

"El ébola es una enfermedad bifásica. Hay varias etapas clínicas diferentes de la enfermedad", explica Faber. La primera fase, que muestra síntomas de fiebre, dolor de cabeza y dolor de garganta, pronto es seguida por el G.I. fase en la que comienzan los síntomas gastrointestinales más graves, como vómitos y diarrea. Si la atención de apoyo comienza temprano, los pacientes tienen más posibilidades de salir adelante.

2. Calidad de la atención de apoyo

Los hospitales de EE. UU. Están acostumbrados a brindar atención de apoyo básica, incluido el suministro de líquidos y nutrientes por vía intravenosa y el mantenimiento de la presión arterial. Farber explica que una persona con ébola pierde muchos líquidos. Un paciente que experimenta síntomas de Ébola, como diarrea extrema y vómitos, puede deshidratarse rápidamente y necesita alrededor de 300 cc, el equivalente a una lata de refresco, de líquidos intravenosos cada hora para mantener sus órganos.

Farber dice que el tratamiento eficaz del ébola consiste en adelantarse a la deshidratación. "Si puede mantenerse al día con una hidratación simple durante esa fase, puede prevenir muchas muertes".

Este cuidado que salva vidas puede mantener a las personas con vida el tiempo suficiente para permitir que el cuerpo desarrolle sus propias defensas para combatir el virus.

El Dr. Bruce Ribner, que dirige la unidad de enfermedades infecciosas del Hospital de la Universidad de Emory en Atlanta y dirigió el equipo que trató a dos trabajadores humanitarios estadounidenses que contrajeron el virus en Liberia durante el verano, dijo a CBS News: "Solo tenemos que mantener con vida al paciente. el tiempo suficiente para que el cuerpo controle esta infección ".

3. Un asalto total al virus con opciones de tratamiento experimentales

Aún no se ha demostrado si varios tratamientos experimentales contra el ébola funcionan, pero los médicos tienen motivos para creer que pueden ayudar.

La mayoría de los pacientes de EE. UU. Han recibido transfusiones de sangre o plasma de un sobreviviente del ébola que desarrolló anticuerpos contra la enfermedad, en la creencia de que puede ayudar a aumentar la capacidad del paciente para combatir el virus. El Dr. Kent Brantly, uno de los dos primeros trabajadores humanitarios estadounidenses en sobrevivir, ha donado su sangre varias veces. Mientras aún estaba en Liberia, el propio Brantly recibió una transfusión de sangre de un paciente joven que había sobrevivido.

Brantly y su compañera misionera Nancy Writebol también recibieron dosis de ZMapp, un fármaco experimental que se ha demostrado que cura a los monos del ébola en pruebas de laboratorio. Sin embargo, los suministros de ZMapp se agotaron en agosto y se espera que sea al menos otro mes antes de que haya más disponible.

Se le administró brincidofovir, otro fármaco antiviral experimental, a Duncan, el paciente de Dallas, pero no fue suficiente para salvarle la vida. La periodista estadounidense Ashoka Mukpo recibió la misma droga y se recuperó.

"El jurado aún está deliberando sobre si las terapias antivirales funcionan", dice Farber.

Sin embargo, dada la alta tasa de mortalidad del ébola, los médicos y los pacientes ven pocas razones para no intentarlo. Se planean ensayos clínicos para varios de estos tratamientos para tratar de establecer cuán efectivos son realmente.


Sobrevivir al ébola: para quienes lo sobreviven, ¿qué les espera?

A medida que el virus del Ébola continúa devastando África occidental, una cosa se ha vuelto demasiado clara: este virus altamente contagioso tiene un pronóstico increíblemente malo. Este brote es el más grande jamás registrado. Al menos 319 han muerto en Guinea, 224 en Sierra Leona y 129 en Liberia.

Entre el 60 y el 96 por ciento de las personas que contraen el ébola morirán a causa de ella. Actualmente no existen medicamentos eficaces para combatir el virus. Pero, ¿qué les sucede exactamente a esos pocos pacientes lo suficientemente afortunados como para sobrevivir a las garras mortales de la enfermedad?

Cualquier posibilidad de sobrevivir al ébola depende en gran medida del acceso temprano a la atención médica cuando surgen por primera vez síntomas como fiebre, dolor de cabeza y dolor articular y muscular. Cuando la enfermedad progresa hasta convertirse en hemorragia, casi siempre es demasiado tarde.

Los pacientes que reciben terapias de apoyo desde el principio para controlar los síntomas y las complicaciones tienen más posibilidades de superarlo, aunque la supervivencia aún está lejos de ser segura. Las intervenciones tempranas pueden incluir líquidos y electrolitos intravenosos para la deshidratación, mantenimiento de la presión arterial, transfusiones para reemplazar la sangre perdida debido a una hemorragia, así como el tratamiento de cualquier infección posterior que resulte del virus. La mayoría de los pacientes con ébola en realidad mueren por presión arterial baja y shock en lugar de por pérdida de sangre.

Los expertos médicos dicen que la mayoría de las personas que logran recuperarse de una infección aguda por el ébola probablemente podrán volver a su vida y reanudar sus actividades normales. Pero, desafortunadamente, los sobrevivientes del ébola a menudo desarrollan ciertas afecciones inflamatorias crónicas que afectan las articulaciones y los ojos, problemas que pueden seguir a un sobreviviente durante el resto de su vida. El Dr. Amar Safdar, profesor asociado de enfermedades infecciosas e inmunología en el Centro Médico Langone de la NYU, dijo a CBS News que estas afecciones crónicas son el resultado de la respuesta inmune del cuerpo.

Dijo que los supervivientes del ébola corren el riesgo de padecer artralgia, un tipo de dolor articular y óseo que puede sentirse similar a la artritis. Los sobrevivientes del ébola también informan con frecuencia complicaciones en los ojos y la visión, una afección inflamatoria conocida como uveítis que puede causar lagrimeo excesivo, sensibilidad ocular, inflamación ocular e incluso ceguera.

Brote de virus del Ébola

"Nadie sabe exactamente por qué", dijo Safdar a CBS News. "Se sabe que ciertas infecciones o ciertos virus causan uveítis. Se trata con esteroides y principalmente con algo que dilatará la pupila".

No se sabe por completo cuánto tiempo una persona puede continuar excretando el virus una vez que ha remitido la infección aguda. Es probable que la recuperación del ébola varíe tanto como el período de incubación del virus, que puede durar entre 2 y 21 días. Según la Organización Mundial de la Salud, se descubrió que un trabajador de laboratorio que contrajo el ébola en el trabajo tenía rastros del virus en su semen 61 días después de la infección inicial. Aunque no se ha documentado, esto podría significar teóricamente que un hombre podría infectar a su pareja durante las relaciones sexuales semanas después de que pareciera haber superado la enfermedad.

Los investigadores todavía están tratando de comprender qué factores ayudan a algunos pacientes a sobrevivir al ébola cuando muchos otros no lo hacen. Sadfar y otros especulan que la genética puede estar relacionada con la supervivencia del ébola. "Hay algo sobre la población de acogida, no el virus en sí", dijo Sadfar. "Es por eso que en ciertas regiones demográficas es devastador".


Escondites inmunes

Una posibilidad es que el ébola pueda esconderse en puntos específicos del cuerpo que están algo protegidos del sistema inmunológico, como los ojos y los testículos, escribieron los investigadores. Estas áreas "privilegiadas" del cuerpo son menos propensas al ataque inflamatorio por parte del sistema inmunológico cuando se encuentran sustancias extrañas. El hecho de que los hombres que informaron problemas de visión después de su recuperación fueran más propensos a albergar ARN del Ébola parece reforzar esta noción, escribieron los investigadores.

A medida que las personas envejecen, tal vez su sistema inmunológico se vuelva menos robusto, sugirieron los investigadores. Su sistema inmunológico debilitado puede permitir que el virus del Ébola se esconda en ciertos sitios privilegiados para el sistema inmunológico, como los testículos.

Sin embargo, descubrir cómo proporcionar nueva información sobre cómo prevenir la transmisión sexual del ébola, sin empeorar las cosas para los supervivientes del ébola, podría resultar complicado, anotaron los investigadores.

"Para muchos sobrevivientes, las manifestaciones físicas de la enfermedad se han visto agravadas por el estigma encontrado con su regreso a sus comunidades", escribieron los investigadores en su artículo. "Los mensajes de los sobrevivientes con respecto a la persistencia viral, si se demuestran, deben proporcionar información que se pueda utilizar para proteger a los seres queridos pero al mismo tiempo no correr el riesgo de que la sociedad los excluya".


Artículo destacado: La nueva tecnología hace posible la detección del virus del Ébola en el aire

Los brotes naturales del virus del Ébola, si bien son graves, suelen ser aislados y, por lo general, no afectan a más de unos pocos cientos de personas a la vez. Sin embargo, entre 2014 y 2016, las infecciones por este virus mortal causaron más de 11.000 muertes en África occidental. Durante este tiempo, también se diagnosticaron varios casos de enfermedad por el virus del Ébola en otros países, incluido Estados Unidos, debido a viajeros infectados de África occidental que, sin saberlo, habían albergado e incubado el virus mientras se dirigían a sus respectivos destinos.

Cuando una persona infectada con el virus del Ébola se vuelve sintomática, por lo general comienza a eliminar el virus. Durante un brote, los trabajadores de la salud y los familiares de los pacientes suelen ser los primeros en responder y brindar atención. En esta función, también tienen un alto riesgo de infectarse con el virus. Por lo tanto, es importante comprender cuál es la mejor forma de prevenir la transmisión tanto en el ámbito clínico como en el doméstico.

La transmisión del virus del Ébola de persona a persona se produce principalmente a través del contacto directo y la exposición a la sangre u otros fluidos corporales de pacientes infectados. Sin embargo, ha habido nuevas infecciones que ocurrieron sin un contacto documentado entre el paciente y el proveedor de atención médica o un miembro de la familia. Si bien estos casos son poco comunes, es posible que una pequeña fracción de los casos de infección por el virus del Ébola sea el resultado de la exposición a pequeñas gotas o aerosoles que contienen el virus.

Los estudios de laboratorio han demostrado que el virus del Ébola puede permanecer infeccioso fuera del cuerpo durante largos períodos de tiempo. El virus puede sobrevivir en muestras de sangre en varias superficies durante varios días, incluso en condiciones cálidas y húmedas que normalmente matarían a la mayoría de los demás virus y bacterias. En forma de aerosol, el virus del Ébola puede sobrevivir durante más de una hora. Además, los experimentos de laboratorio han demostrado que la inhalación de pequeñas cantidades del virus del Ébola puede ser mortal [1], y hay ejemplos de transmisión de la enfermedad por el virus del Ébola entre personas cercanas, aunque nunca hayan estado en contacto directo entre sí [2 ].

Sin embargo, evaluar el riesgo de transmisión a través de gotitas o aerosoles es un proceso complicado. Si bien se cree que la cantidad mínima de virus necesaria para causar una infección es muy baja, hasta ahora no ha sido posible determinar un valor definitivo. Esto se debe a que los métodos de prueba que se utilizan comúnmente a menudo no son lo suficientemente sensibles para detectar o medir la cantidad de virus infecciosos en el aire. Para abordar estos desafíos, los investigadores del Centro Nacional de Análisis y Contramedidas de Biodefensa (NBACC) de la Dirección de Ciencia y Tecnología (S & ampT) del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) diseñaron y realizaron un estudio para optimizar los métodos de recolección y medición de cantidades muy pequeñas del virus del Ébola en El aire.

"El ébola puede ser un problema tanto de seguridad nacional como de salud pública", explicó Lloyd Hough, quien dirige el Centro de Tecnología de Caracterización y Concienciación de Peligros de S & ampT. "Esperamos aplicar estos métodos para caracterizar mejor los riesgos asociados con el virus del Ébola y esperamos que otros también puedan beneficiarse de estas técnicas".

Los investigadores de la NBACC evaluaron y compararon varios dispositivos diseñados para recolectar microorganismos del aire. Concluyeron que los filtros hechos de gelatina eran los mejores para recolectar el virus del Ébola infeccioso del aire y también eran el tipo de dispositivo de muestreo más fácil y seguro de usar. Los investigadores utilizaron una línea celular, desarrollada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, en un ensayo diseñado para medir la cantidad de virus del Ébola infeccioso presente en una muestra. La línea celular se ilumina cuando se infecta con el virus, lo que permitió a los investigadores diferenciar la infección por el virus del Ébola de otras causas de muerte celular.

Después de probar varias metodologías de muestreo y ensayo, los investigadores de la NBACC descubrieron que la combinación de los muestreadores con filtro de gelatina y el ensayo mejorado era más fácil de usar, más confiable y casi diez veces más sensible que los métodos anteriores utilizados para medir la cantidad de virus del Ébola infeccioso. en muestras de aire. Los resultados de estos experimentos se han publicado en dos artículos de revistas revisados ​​por pares [3, 4], lo que permitirá a los investigadores de otras instituciones comprender y utilizar estas metodologías de análisis y muestreo recientemente desarrolladas.

"Nuestra capacidad para detectar el virus del Ébola en muestras de aire a niveles diez veces más bajos de lo que era posible con los métodos anteriores, nos permitirá comprender mejor el peligro de aerosol que representa este virus", dijo Mike Schuit, un investigador. en el grupo de Aerobiología en NBACC.

Las nuevas metodologías de muestreo y ensayo desarrolladas por los investigadores de la NBACC, así como los datos de los estudios asociados, serán útiles de varias formas. Por ejemplo, estos métodos se están empleando actualmente en un estudio en asociación con el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) para determinar la cantidad mínima de virus del Ébola que debe inhalarse para causar una infección o la muerte en un modelo animal. de la enfermedad por el virus del Ébola. Este estudio también determinará si los animales infectados producen aerosoles que contienen el virus del Ébola cuando respiran, lo que ayudará a los científicos a comprender mejor el potencial de transmisión natural del virus por aerosoles. Varios componentes y socios del DHS, junto con el Departamento de Defensa y el Departamento de Salud y Servicios Humanos, utilizarán estos datos para realizar modelos de peligros y comprender mejor el riesgo potencial de transmisión aérea del virus del Ébola y cómo puede afectar la salud. trabajadores.

Tomando las lecciones aprendidas de la respuesta al virus del Ébola, los investigadores de la NBACC están realizando estudios similares con el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19. Esto incluye el estudio del rendimiento de los muestreadores de aerosoles con SARS-CoV-2 y la optimización de metodologías para detectar pequeñas cantidades de SARS-CoV-2 en el aire. Además, la asociación NIAID se ha ampliado para examinar la cantidad de virus que realmente se necesita para iniciar una nueva infección cuando se inhalan partículas de aerosol que contienen SARS-CoV-2. Al igual que con el estudio del Ébola, este estudio también medirá si el virus infeccioso está presente en el aliento exhalado de los animales infectados para comprender mejor cómo se propaga el COVID-19 en las poblaciones humanas e informar estrategias para prevenir su propagación continua.


Los supervivientes del ébola sienten los efectos a largo plazo del virus

WASHINGTON, 26 de febrero (UPI) - El virus del Ébola permanece en los cuerpos de los sobrevivientes en niveles bajos después de la recuperación, causando síntomas y dejando abierta la posibilidad de propagarlo, según tres estudios recientes de sobrevivientes en África Occidental.

El síndrome post-Ébola sigue afectando a algunas de las aproximadamente 17.000 personas que sobrevivieron al virus, ya que muchas tienen síntomas oculares, musculoesqueléticos o neurológicos, según han descubierto los investigadores en los últimos meses.

Se ha encontrado ébola en los ojos, el semen, la columna vertebral y el cerebro de los sobrevivientes durante seis meses o más después de la recuperación. La Organización Mundial de la Salud sugiere que los pacientes esperen al menos 90 días después de la recuperación antes de tener relaciones sexuales o practicar sexo seguro, porque los médicos sospechan que el virus se ha transmitido por contacto sexual.

"Ha habido una creciente evidencia de problemas de salud mental y física en los sobrevivientes del ébola después de que el virus se eliminó del torrente sanguíneo", dijo en un comunicado de prensa la Dra. Janet Scott, investigadora de la Universidad de Liverpool. "En algunos casos, estos problemas de salud, como daños en las articulaciones, el cerebro y los ojos, pueden ser causados ​​por la persistencia del virus del Ébola y causar daños en algunos de los compartimentos del cuerpo que son menos accesibles para el sistema inmunológico".

Scott participó en un estudio, publicado en la revista Emerging Infectious Diseases, que trató a 84 personas en Sierra Leona con ébola, 44 de las cuales sobrevivieron. Entrevistados tres semanas después de haber sido eliminados del virus, el 70 por ciento de los sobrevivientes reportaron dolor musculoesquelético, el 48 por ciento tenía dolores de cabeza y el 14 por ciento tenía problemas con la vista.

Un estudio con 82 sobrevivientes liberianos, realizado por el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares, encontró que la mayoría tenía algún tipo de anomalía neurológica al menos seis meses después de contraer el ébola. Los problemas más comunes entre los pacientes fueron debilidad, dolor de cabeza, pérdida de memoria y depresión, además de uno que reportó alucinaciones y dos que tenían tendencias suicidas.

"Si bien se ha declarado el fin del brote, estos sobrevivientes todavía luchan con problemas a largo plazo", dijo en un comunicado de prensa la Dra. Lauren Bowen, investigadora del NINDS.

Informes similares provinieron de sobrevivientes en otro estudio realizado por el Ministerio de Salud de Liberia.

De los 1.022 sobrevivientes inscritos, el 60 por ciento tenía problemas oculares, el 53 por ciento tenía problemas musculoesqueléticos y el 68 por ciento tenía dificultades neurológicas, informaron los investigadores durante una presentación en la Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas.

"Actualmente, hay muchas pruebas anecdóticas del síndrome post-Ébola", dijo Scott. "El estudio continuo de los sobrevivientes es necesario si queremos aprender más sobre cómo funciona el virus del Ébola y cómo los afecta. La epidemia del Ébola está menguando, pero los efectos de la enfermedad permanecerán".


¿Qué sucede después de que alguien sobrevive al ébola?

Aprender más sobre los pacientes que se han recuperado del ébola, así como sobre las personas que son inmunes por naturaleza, podría salvar vidas.

Si bien la mayor parte de la cobertura reciente del brote de ébola en curso se ha centrado en el aumento del número de muertos y en algunos ciudadanos estadounidenses infectados, otros segmentos de la población han pasado desapercibidos ante la dura mirada de los medios de comunicación: los supervivientes y aquellos que aparentemente son inmunes al Ébola.

Las personas que sobreviven al ébola pueden llevar una vida normal después de la recuperación, aunque ocasionalmente pueden sufrir afecciones inflamatorias de las articulaciones posteriormente, según CBS. Los tiempos de recuperación pueden variar, al igual que la cantidad de tiempo que tarda el virus en eliminarse del sistema. La Organización Mundial de la Salud descubrió que el virus puede residir en el semen hasta siete semanas después de la recuperación. Por lo general, se asume que los sobrevivientes son inmunes a la cepa particular por la que están infectados y pueden ayudar a atender a otros infectados con la misma cepa. Lo que no está claro es si una persona es inmune a otras cepas de Ébola o si su inmunidad durará.

Como ocurre con la mayoría de las infecciones virales, los pacientes que se recuperan del ébola terminan con anticuerpos que combaten el ébola en la sangre, lo que hace que su sangre sea una opción de tratamiento valiosa (aunque controvertida) para otras personas que contraen la infección. Kent Brantly, uno de los supervivientes del ébola más reconocidos, ha donado más de un galón de su sangre a otros pacientes. El plasma de su sangre, que contiene los anticuerpos, se separa de los glóbulos rojos, creando lo que se conoce como suero convaleciente, que luego se puede administrar a un paciente como transfusión. La esperanza es que los anticuerpos en el suero estimulen la respuesta inmune del paciente, ataquen al virus y permitan que el cuerpo se recupere.

Pero este método de tratamiento, como todos los métodos de tratamiento del ébola, está lejos de ser ideal. Para empezar, los científicos ni siquiera están seguros de si funciona. Además, el suero solo se puede donar a personas con un tipo de sangre compatible con el donante, y no está claro cuánto tiempo duraría la inmunidad. Para aumentar la confusión, hay varias cepas diferentes de Ébola y no hay garantía de que una vez que alguien se haya recuperado de una cepa de Ébola sea inmune a otras.

Cuando Nancy Writebol, una de las sobrevivientes del ébola que fue llevada de regreso a Atlanta poco después de contraer el virus, fue preguntada por Revista de ciencia si considerara volver, dijo:

Las personas que sobrevivieron a la enfermedad son de particular interés para los investigadores, como los que trabajan con el medicamento ZMapp, que esperan poder sintetizar anticuerpos con la esperanza de crear una cura.

Pero incluso menos comprendidos que los supervivientes son las personas que se infectaron con el ébola pero que nunca desarrollaron ningún síntoma. Después de los brotes en Uganda a fines de la década de 1990, los científicos analizaron la sangre de varias personas que estaban en contacto cercano con pacientes con ébola y encontraron que varios de ellos tenían marcadores en la sangre que indicaban que eran portadores de la enfermedad, pero eran totalmente asintomáticos: lo lograron. para evitar por completo los horribles síntomas de la enfermedad.

En una carta en el Lanceta esta semana, los investigadores investigan la existencia de estos pacientes asintomáticos y esperan que la identificación de personas que son naturalmente inmunes podría ayudar a contener el brote mientras los científicos trabajan en el desarrollo de un tratamiento. Un estudio de 2010 publicado por la organización de investigación francesa IRD encontró que hasta el 15,3 por ciento de la población de Gabón podría ser inmune al ébola.

& # 8220 En última instancia, saber si un gran segmento de la población de las regiones afectadas es inmune al ébola podría salvar vidas & # 8221 Steve Bellan, autor de la Lanceta carta, dijo en un comunicado de prensa. & # 8220Si podemos identificar de manera confiable quiénes son, podrían convertirse en personas que ayuden con las tareas de control de enfermedades, y eso evitaría exponer a otras personas que no son & # 8217t inmunes. Es posible que no tengamos que esperar hasta tener una vacuna para usar individuos inmunes a fin de reducir la propagación de enfermedades. & # 8221

Ser capaz de identificar de manera confiable a los pacientes con inmunidad natural aún está muy lejos, pero Bellan y sus colegas investigadores esperan que al estudiar el brote actual y buscar individuos asintomáticos, puedan salvar vidas en el futuro.


Sobreviviente del ébola: 'Te apetece. Quizás . Un fantasma'

La Dra. Senga Omeonga fotografiada afuera del Hospital Católico St. Joseph en Monrovia. Omeonga se mudó a Liberia desde la República Democrática del Congo en 2011. Contrajo el ébola pero lo sobrevivió.

La Dra. Senga Omeonga nos recibió bajo un enorme árbol de mango afuera del Hospital Católico St. Joseph en Monrovia, Liberia. Detrás del edificio principal, varias docenas de botas de goma desinfectadas que usaban los trabajadores de la salud estaban apoyadas boca abajo en estacas plantadas en un parche de césped.

Este es el hospital donde Omeonga trabaja como cirujano general y jefe de Control de Prevención de Infecciones. También es donde contrajo el ébola el 2 de agosto.

Dice que sus días en tratamiento fueron "un infierno viviente". Y la experiencia ha cambiado su visión del mundo y la forma en que trata a los pacientes.

Omeonga es de la República Democrática del Congo, pero llegó a Liberia hace cuatro años. Tiene 53 años, está casado y tiene cuatro hijos: dos hijos y dos hijas. Su familia vive en Canadá.

"Nosotros [los trabajadores de la salud] somos los guerreros, por lo que debemos luchar contra esta enfermedad".

Dra. Senga Omeonga, jefa de Control de Prevención de Infecciones en St. Joseph's Catholic Hospital

Recuerda lo poco preparados que estaban todos para el brote. Los trabajadores médicos tocaban a los pacientes con las manos desnudas en los primeros días. Él mismo trató a un paciente con una herida por accidente de motocicleta. Cuando el paciente fue diagnosticado posteriormente con ébola, Omeonga fue puesto en cuarentena. Pero no contrajo el virus.

Luego trató a un hermano de Patrick Sawyer, el liberiano-estadounidense que voló a Nigeria después de contraer el virus del Ébola y luego murió a causa de la enfermedad. Y así, dice Omeonga, es como cree que se convirtió en uno de los casi 8.000 casos de Liberia.

Omeonga fue uno de los afortunados. Lo llevaron a la unidad de tratamiento del ébola, o ETU, en el hospital Eternal Love Winning Africa. Después de varias semanas, se recuperó y ahora está de vuelta en el trabajo.

Habló con nosotros sobre cómo el ébola casi le quita la vida y cómo la experiencia cambió su vida y la forma en que practica la medicina.

Debes haber estado muy asustado.

Sí, estaba muy, muy asustado. Saber qué es el ébola y la tasa de mortalidad. la posibilidad de supervivencia era muy, muy baja. Como estaba vomitando, mi única esperanza era tomar todo lo que pudiera, los líquidos, los orales. Me estaba forzando.

You mean the oral rehydration liquids to replenish lost fluids?

Sí. So I was taking that every day, at least four liters every day. I think they helped to keep me very well-hydrated, even though I was vomiting, and I was very weak. And then, I was transferred to ETU. That was a very bad experience. A very, very bad experience. People were lying on the floor — no bed, very few [health care workers]. They come in the morning, maybe once a day.

Describe the scene in the ETU.

For one week I had my bed in the hallway. And you see everybody laying on the floor. They just gave us [a] mattress to put on the floor. At that time there was one toilet. But because a lot of people were using it — Ebola comes with the diarrhea — it overflowed and clogged. "Poo poo" all over the floor. So when I wanted to use the bathroom, there was no way. We just stand at the door. [There was] no way to go in.

What did you do?

They were giving the people buckets. So everybody has a small bucket for vomit, for everything. You're living like a nonhuman. You get in a depression.

And sometimes you can have your bucket with you for all day [with] nobody to empty it. So you live in this area the smell is all over. Sometimes you don't even have food because nobody [can] come in, [there are] not enough PPEs [personal protective equipment] to give to the staff. And you can scream all day of hunger. That's how people were living in their ETU day in/day out. You can have food maybe once a day because nobody can come three times to give you the food.

It sounds subhuman.

Si. A lot of people died because of lack of care inside the ETU.

And they're dying around you.

Goats and Soda

The Insights Of An Ebola Doctor Who Became A Patient

Every day. When you wake up in the morning, you see the person who was next to you is no longer there. There were a few discharges [of patients who were cured] at that time. The one who get discharged really was a big event. But it was just death, death, death, death. And you see people, they're very weak. And you have someone that is very dehydrated the water is there but nobody to give to [them], and they die of dehydration.

When people die, are their bodies removed right away?

Yeah, sometimes even less than 30 minutes or 10 minutes the body is gone, because they have maybe 10 patients waiting outside for someone to die inside to get a bed. So those waiting for a bed, they're happy. And for those inside it's just waiting: Who's next, who's next, who's next?

When you were at your most depressed, what did you do to keep your spirits?

One of the patients brought me a Bible. I was reading the Bible and I was talking very often with my family in Canada. I had a lot of people calling me: my colleagues, my nurses or my patients. And they were praying with me over the phone because there was no visitation at that time. That gave me a lot of hope.

Over time, did caregivers help to ease the situation?

Yeah, the health care [workers], they were very good, and they were very dedicated to the patients. I really congratulate them. The courage they were giving, the attention they were giving to the patients. I was even thinking they were pastors because they were just coming, and sometimes instead of giving you medication, they start preaching and talking about the Bible and maybe read a verse of the Bible. And then they give you the medication, and say, "OK, God will help you."

When you have Ebola you can't be touched by anybody people come to you wearing these big PPEs. Did you miss the human touch?

Goats and Soda

When A Loved One Has Ebola, How Can You Reach Out Without Touching?

When you become a patient, you want the doctor to touch you and to maybe check your hemoglobin. I remember I was just all the time asking, "Dr. [Jerry] Brown, I think you need to check my hemoglobin." He said, no, I think everything is fine. I said, "No, you need to check my hemoglobin." So you want someone to touch you. You miss the human touch. But at the same time, you understand they need to protect themselves. Because, yeah, they have a PPE, but you can make a mistake. When they touch the patients they [can come ] in contact with the virus, and they can contaminate themselves when they're removing the PPE or even when the gloves are damaged.

It was normal to see someone wearing PPE. But it was difficult because you cannot recognize the person treating you, you don't see the face. Everything is difficult to recognize.

So they must become kind of nonhuman too.

[Laughs] At some point, yes. The funny thing is when I was discharged I could not even recognize them.

Did you think you were going to die?

At some point, when I passed my second week, when my diarrhea stopped, my vomiting stopped, I was having hope I would survive. Because at that time, I started eating well, I started having my appetite back, and I started having my strength little by little. And the fear of dying started vanishing.

You were given ZMapp, the experimental anti-Ebola drug.

I was among the first recipient in Liberia. I was very lucky.

Were you the only one to get ZMapp?

No, there were three who received it, three health care workers.

Do you think you would have survived without it?

Goats and Soda

As Ebola Spreads in Nigeria, Debate About Experimental Drugs Grows

Quizás. Because at that time, I started to feel much better my vomiting stopped. The diarrhea was not that much anymore maybe I was start going to the bathroom maybe two or three times a day, and before it was more than that. That's the time I received my ZMapp. After receiving the second dose I started feeling much better, much stronger. So I think it helped speed up the recovery.

Your two colleagues who also were given ZMapp, did they survive?

One died because of underlying conditions. But one was in a coma, and once she received the ZMapp, after the second dose, she got off from her coma, and she started working, and she survived.

What was it like being disconnected from the outside world?

It's very difficult. You don't feel like [you're] living in a normal world anymore. The ETU is like a living war or hell. It's like you're living in hell. The only person you see is the nurse, and they even stay a distance from you when you talk, so no touch. So you feel like . I don't know how to describe it . maybe a ghost.

Is there anything that you learned from being a patient that you keep in mind as you treat Ebola patients?

"What I experienced with Ebola, I don't think there is any sickness that can equal Ebola symptoms — the way people feel in the body."

I learned the suffering of Ebola. As a doctor, I'd never seen a disease like Ebola. What I experienced with Ebola, I don't think there is any sickness that can equal Ebola symptoms — the way people feel in the body. I don't want these [Ebola patients] to go through what I went through. It's a very, very unbearable disease. Even after surviving, when you think about what you went through, it's not easy. I think that experience gave me the courage to do what I'm doing now [at the hospital].

Does it make you feel invincible having survived Ebola?

No, it doesn't [make me] feel invincible, but it gave me just another dimension of thinking: Ebola, we can overcome it. If I did it, other people also can do it.

Do you feel like it changed you?

It changed my way of work. I need to be very cautious. Infection prevention is a key element, so taking care of the patient, you have to protect yourself. Even though you are immune, you can also transmit to others. So I can bring the virus from one patient to another. So it changed my way of dealing with my work. Also, it changed my way to see this: We, as health care workers, we are victims, we are in the front line, but we also are the solution to this problem. If we having the fear of facing the virus, this virus will never be eradicated in Liberia. We are the warriors, so we need to fight this disease.

Has it changed the way you look at your own life?

It helped me to see the world very different now. Nothing is [taken for] granted.

Do people treat you differently knowing you're an Ebola survivor?

The stigma is almost over. But when we just came from the ETU, the stigma was there.

When people were coming to see me they'll stay at the door outside and just greet you there. So they don't even want to come inside the door, inside of your house, because they're still thinking you can give the virus to others. So even to go outside, it was very difficult. For people who know you and saw you, maybe at a gathering, maybe a church, people start taking a distance from you. So you have to live with it and deal with it.

I've dealt with that in my way. It's normal to have fear of being close to me, but I think I'm the one who feels sorry for you because I survived Ebola, but you haven't contracted Ebola yet. And I feel sorry for you just in case — God forbid — you have the disease [and] you may not have the chance of survival. It's normal to have a fear, I understand you. But we don't contract Ebola this way [from survivors]. So we need to agree to accept those people who survived Ebola. They are free of the virus.

Did it make you feel doubly victimized having been victimized already by Ebola?

Si. Because you are victimized being sick and now victimized by the community or the society.

You must have felt lonely.

Yeah, you feel lonely. You feel like you're rejected.

How has your family dealt with this?

Thank God my family was not here when I was sick. All of my family lives in Canada. My daughter was here in May and left in June. I was sick just a month after she left Liberia.

Did you wish they were there?

If I was sick they would be the ones to take care of me, and they could be exposed [to Ebola]. Maybe I could have a chance to survive, maybe one of them not. So I praise God for none of them being with me.

Do you remember the day you were declared Ebola free?

It was Aug. 27 when my test result came, and they called me and said I was free of Ebola.

What was that like?

I could not believe it. I was very, very happy. I was praising the Lord.

Did you celebrate?

No. I prayed. There was no way to celebrate while you see a lot of people around you dying and sick. I was just praising the Lord and saying OK, "Thank you, to make it through this." In the meantime, even though you're happy, you see all the people lying, dying, so it's no celebration.

Are you treating Ebola patients now? How many Ebola patients do you have at the hospital?

This [hospital] is not an ETU we don't treat them here. But we can receive some suspected cases that we transfer to ETUs [elsewhere in Monrovia]. I think, so far, we've received like six suspected cases since we opened the hospital two weeks now which we transferred to the ETU.

You said when you went to the ETU you had 15 colleagues who were also infected. What happened to them?

Six survived, and we lost nine.

Good friends?

Yeah, we were co-workers. They really work here as a family, everybody, we all love each other here. To lose even one person is very, very sad. And those nine people died I think in three days.

Were you with them at the ETU? Were you able to give them any comfort?

We were hopeless because we were all very weak. I remember one day when I was able to walk a little bit inside the ETU, and I went there and the two sisters were there with us. I couldn't even recognize one of the brothers who was here, Brother George. And the sister said, "Doctor, that's Brother George." And he was very weak. He had his bottle of mineral water he could not even take it. I just look at him and said, "Brother." He looked at me, and he just opened his eye, and it was finished. So very sad.

The president of Liberia had said she wants zero new cases by Christmas.

Goats and Soda

Liberian President's Ambitious Goal: No New Ebola Cases By Christmas

I don't think it is realistic. Maybe we hope by January or February or in three months maybe we can, because we are containing the outbreak in Liberia. But it's not over yet. Only one case can make things again coming back. So we have to be very prudent. It's not time for celebration yet.

What would you say to people who are in isolation wards and cut off from the rest of the world, if you could say something to them, being a survivor?

What I can tell them is even though they are isolated it's not because the people don't love them. The people will still be loved by their family, by their loved ones. They need to keep hope. Ebola is a deadly virus, but there's a lot of people who survived. They just have to keep hope, take their medication, drink a lot of water to fight the dehydration, because one of the causes of death is dehydration. And they need to remember people outside are praying for them, loving them, and want them back.


How Long Is An Ebola Victim's Body Contagious? You Don't Want To Know

The protective gear worn by Ebola burial teams is critical: A corpse can be contagious for up to 7 days. These workers are carrying the body of a woman who died of the virus in her home in a suburb of Monrovia, Liberia. John Moore/Getty Images ocultar leyenda

The protective gear worn by Ebola burial teams is critical: A corpse can be contagious for up to 7 days. These workers are carrying the body of a woman who died of the virus in her home in a suburb of Monrovia, Liberia.

People in West Africa often touch and wash the dead in their community. That's a problem when it comes to handling Ebola victims. Their bodies are known to be contagious. And so Red Cross body collectors receive careful training and protective gear before they embark, but it's tough to alter this tradition.

Inyecciones - Noticias de salud

No, Seriously, How Contagious Is Ebola?

Now researchers have confirmed how long those bodies can be contagious. The Ebola virus can survive for up to a week in a dead primate.

"As long as the virus is viable then there shouldn't be any difference between a live body and a dead body," head researcher Vincent Munster, a virus ecologist at the National Institute of Health, tells Goats and Soda. His findings will be published in May in the journal Emerging Infectious Diseases.

Ebola isn't the only virus that can linger after death.

"Just because a body dies, it doesn't mean that all cells die simultaneously," says Alan Schmaljohn, a microbiology and immunology professor at the University of Maryland, who is unaffiliated with the study. Viruses continue to reproduce, although the total number of viral cells decreases exponentially as the body decays.

Of all the viruses that stick around, the most persistent is smallpox. "It can last for an exceedingly long time," Schmaljohn says, describing how the virus remains viable in scabs. "That's part of what makes the smallpox vaccine such a good vaccine," he says. Because the virus is so tough to kill, doctors could easily move the vaccine from place to place without refrigeration.

But it'd be tough for a smallpox scab to harm another person. Schmaljohn says that a person would have to grind up the scab and apply it to broken skin before the virus would pose a risk. So exhuming a corpse from a 1910 victim "would not be hazardous," says Schmaljohn.

A respiratory illness like influenza also isn't such a concern, because the dead aren't likely to sneeze on you. Still, a living person who touches influenza-infected mucus, even from a dead person, might get sick.

As for Ebola, it can spread through many different channels. So it's really easy to catch from people living and dead. "When somebody succumbs to the Ebola virus, the virus is everywhere [on that person's body]," says Munster. "Anywhere you would take a swab you will find the virus." The decaying body emits fluids — blood, saliva, pus, feces — and all of them could carry the Ebola virus. So if any of those fluids come into contact with an orifice or an open cut on a living person, there's a decent chance that person will get infected. And that's the case for at least one other disease that seems far less exotic: norovirus or stomach flu.